Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

550 refugiados quieren viajar a España

Los croatas prefieren esperar sentados a los inexistentes turistas extranjeros que alimentar a miles de refugiados musulmanes. Un grupo formado por 550 personas, 400 de ellas niños, va a ser expulsado en breve de su hogar de acogida, un destartalado hotel de la costa de Podgora, a 50 kilómetros de Split. La excusa es que el Gobierno desea re habilitarlo. Los refugiados, desesperados, quieren escapar hacia España.El grueso de la delegación española de la caravana de la paz, formada por pacifistas europeos y que abandonó ayer Croacia, ha prometido iniciar negociaciones con los diversos gobiernos autonómicos para promover la acogida inmediata de estas personas, en hogares particulares o en centros de acogida.

Vedrana Pelivan, miembro de First Children's Embassy (Primera Embajada de los Niños), afirma que existen en Croacia 280.000 refugiados procedentes de Bosnia-Herzegovina, de los cuales el 70% son niños. De este colectivo, el 65% son musulmanes, el 30% croatas y el 5% serbios. Las familias refugiadas tienen una media de tres hijos y el 32% corresponde a matrimonios interétnicos.

Hay que sumar otras 150.000 personas (97.000 niños) desplazadas desde diversas zonas de Croacia situadas a escasos kilómetros del frente de guerra en Bosnia. Sólo en los campos de la región de Split se contabilizan 16.000 refugiados, lo que origina un grave problema al Gobierno croata, que intenta resolverlo con el traslado de estas personas a diversos Países europeos, a través de estas organizaciones, según sus responsables.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de agosto de 1993