Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Avalancha de ofertas para acoger a los enfermos graves de Sarajevo

El caso de Irma Hadzimuratovic, la niña bosnia de cinco años herida por un obús serbio en Sarajevo y evacuada a Londres ante la gravedad de su estado, ha despertado la solidaridad de numerosas instituciones privadas y públicas europeas, que se han ofrecido a ayudar a las decenas de enfermos graves que no pueden recibir un tratamiento adecuado en la capital bosnia.Irma sufrió ayer otra operación después de que los pediatras que la atienden descubrieran nuevas heridas e n su intestino. La meningitis que ha desarrollado responde lentamente a los antibióticos, aunque la niña permanece inconsciente y su corazón necesita ayuda para seguir latiendo.

La operación de evacuación de 41 heridos de guerra y enfermos muy graves de la capital bosnia, prevista para hoy, se ha pospuesto al menos hasta el domingo, según anunció ayer un portavoz de las Naciones Unidas en Sarajevo. El Reino Unido, Suecia e Irlanda se ofrecieron el miércoles a correr con los gastos de transporte y hospitalización de estos 41 adultos y niños, que figuran en la lista de casos más graves elaborada por Naciones Unidas.

Tumores y malformaciones

Estos enfermos en peligro de muerte, de edades comprendidas entre unos meses y 60 años, fueron seleccionados por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) entre más de 400 pacientes. Entre ellos hay casos de tumores, Ieucemias o malformaciones cardiacas.El Gobierno francés, mientras tanto, mandará una delegación a Bosnia en septiembre para estudiar la situación sanitaria. Francia, que ya ha acogido a 88 niños enfermos este año, se muestra partidaria de ayudar a mejorar las prestaciones sobre el terreno, para lo que ha enviado material técnico a los dos hospitales de Sarajevo. El comandante en jefe de la Fuerza de Protección de las Naciones Unidas en la antigua Yugoslavia (Unprofor), Jean Cot, pidió ayer el traslado a Sarajevo del hospital quirúrgico de campaña establecido por Estados Unidos en Zagreb (Croacia) para el personal de Unprofor. Esto supondría la llegada de 310 funcionarios militares estadounidenses a Bosnia.

La lista de centros y países dispuestos a ayudar aumenta por horas. Los Gobiernos de Holanda y Noruega, los hospitales infantiles de Polonia y la Generalitat valenciana se han ofrecido a acoger a niños enfermos. Varios hospitales de Sicilia (Italia) abren sus puertas a heridos de guerra y el Gobierno de la República Checa prepara un programa específico de ayuda psicoterapéutica a refugiados de guerra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de agosto de 1993