Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zabalza afirma que se exigirá responsabilidad si hay mala gestión en los recursos públicos

El secretario de Estado de Hacienda, Antonio Zabalza, defendió ayer -en los cursos de verano de El Escorial- "que se exijan responsabilidades de gestión" cuando los informes sobre la actuación de gasto de un departamento en la Administración no sean positivos.Zabalza comentó que tal exigencia -acompañada de la "creación de un órgano especializado que sea capaz de resolver los informes y exigir las responsabilidades a que haya dado lugar"- es una de las propuestas del libro blanco sobre el gasto que han elaborado, conjuntamente, Hacienda y Administraciones Públicas.

Uno de los problemas del control del gasto público en la actualidad es, según Zabalza, que "no hay un claro destinatario ni de los informes que realizan las delegaciones de la Intervención General del Estado ni están claras las consecuencias de detectar ineficiencias en esos estudios de gestión".

Mejorar el control del gasto es necesario, según Zabalza, porque la reducción estructural del déficit público debe pasar necesariamente por una rigurosa racionalización del gasto que permita eliminar las partidas superfluas, así como elevar el rendimiento obtenido de ese gasto en cantidad y calidad de bienes y servicios públicos".

Tal racionalización es la vía de reducir el déficit porque, a su juicio, será dificil que "baje la demanda de bienes y servicios públicos" y, a la vez, "el aumento de la presión fiscal de los últimos años -pasó del 26,7% del PIB en 1977 al 41,9% en 1992- "ha saturado la capacidad de la sociedad española para asumir nuevos aumentos de impuestos".

Una segunda vía para mejorar el control del gasto -que complementaría a la exigencia de responsabilidades- es la sustitución del "actual sistema de control externo de legalidad y regularidad por otro interno que dependa del gestor". Este cambio tendría como objetivo superar las reticencias que, según Zabalza, se encuentra ahora la Intervención General del Estado (IGAE) para realizar su tarea de control en, por ejemplo, los distintos ministerios.

Como paso intermedio, y para garantizar que ese control se mantiene de forma efectiva, se intentaría "hacer compatible ese nuevo control interno por uno externo que sí desarrollaría el IGAE".

Junto a este nuevo control del gasto, el libro blanco propone impulsar el presupuesto por programas, es decir, ligar los fondos que recibe cada departamento a los objetivos que pretende conseguir. Además, el sector público deberá reorganizarse según sea su función y el método que utiliza para financiarse.

Antonio Zabalza diferenció así dos grandes grupos dentro de la Administración: la parte que se encarga del diseño político y de normas de funcionamiento y la que ofrece algún tipo de bien o servicio público a los ciudadanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de julio de 1993

Más información

  • "La intervención del gasto debe complementarse con control interno"