Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reacción crítica en Perú a la nacionalización de Vargas Llosa

La opinión pública peruana reaccionó en forma de crítica clamorosa contra la nacionalización en España del escritor Mario Vargas Llosa. Los periódicos de Lima dedicaron al tema escandalosos titulares. El comentario de la calle en los sectores de clase alta e intelectuales de Lima era de estupor ante el gesto de un hombre que hace sólo tres años disputó la presidencia de Perú.El tradicional periódico conservador limeño El Comercio se limitó a dar una información casi notarial del hecho en sus páginas interiores y publicó la nota del Gobierno español con la fundamentación de la decisión del Consejo de Ministros. El diario liberal conservador Expreso, que apoyó mucho a Vargas Llosa en la elección presidencial de 1990, tituló a toda página en primera: "Gobierno le otorgó nacionalidad. Vargas Llosa ya es español".

El periódico de izquierda La República dedicó al tema toda su primera plana y jugó con dos actitudes diferentes, separadas por un título que dice "¡Qué diferencia!". Contrapone el periódico la nacionalización de Mario Vargas Llosa, quien aparece sonriente en una foto, con la declaración del español nacionalizado peruano Michel Azcueta, a quien La República muestra en un lecho de hospital, donde se repone de las heridas causadas hace dos semanas por un atentado terrorista del grupo guerrillero maoísta Sendero Luminoso. Escribe La República: "Dice que no volverá. Vargas Llosa renuncia a ser peruano. En varias oportunidades había dicho que el Perú es un país de resentidos y mediocres". En la parte de abajo, titula: "Español Michel Azcueta dice que pese a todo se queda en el Perú. Seguirá luchando contra el terrorismo".

Con una clara insinuación para despertar otras asociaciones, el diario Ojo tituló "Vargas Llosa ahora es hijo de la madre patria". El titular juega de forma ambigua con la reciente injuria lanzada en la televisión peruana por el ensayista Hernando de Soto, quien calificó en dos ocasiones, en pocos minutos, a Vargas Llosa de "hijo de puta". Esta injuria provocó un gran escándalo en el país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de julio de 1993