Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento ruso exige sanciones contra Croacia

El Parlamento ruso instó ayer al Gobierno a proponer una resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU que modifica radica1niente su política en el conflicto de los Balcanes: por 162 votos contra cuatro, la Cámara se proclamó a favor de sanciones contra Croacia. Si la ONU rechaza esa moción, Rusia debería solicitar el levantamiento de las sanciones contra Serbia. Los miembros permanentes de] Consejo de Seguridad acordaron ayer el texto de la resolución por la que se creará un tribunal para juzgar los crímenes de guerra.

La presión de la mayoría parlamentaria rusa contra el alineamiento occidentalista en la crisis balcánica del presidente Borís Yeltsin y el ministro de Exteriores Andréi Kózirev, alcanza así nuevas cotas. La mayoría conservadora considera a los serbios sus aliados naturales y están muy descontentos con la política internacional del actual Gobierno.Los diputados rusos consideran que las medidas tomadas para solucionar el conflicto han sido ineficaces debido "a la evaluación unilateral y subjetiva de los acontecimientos en Yugoslavia por parte de una serie de países". En el documento aprobado llaman a la comunidad mundial a abstenerse tanto de enviar armas a la zona de conflicto como de organizar una intervención armada.

Mientras tanto, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU llegaron ayer a un acuerdo sobre el texto de la resolución por la que se creará un tribunal internacional para juzgar a los responsables de las violaciones de los derechos humanos en la antigua Yugoslavia. EE UU, Gran Bretaña, Rusia, Francia y China completarán los detalles del proyecto en dos próximas reuniones.

El Gobierno estadounidense instó ayer al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) a que reconsidere la decisión, adoptada el miércoles, de suspender las operaciones de ayuda humanitaria en Bosnia ante los impedimientos puestos por las partes en conflicto. La Administración norteamericana estudia la posibilidad de hacer llegar en paracaídas alimentos a la población de la antigua república yugoslava.

Convoy a Gorazde

El general francés Phillipe Morillon, comandante en jefe de los cascos azules, se desplazó ayer a Bosnia oriental para intentar personalmente desbloquear los dos convoyes retenidos por fuerzas serbias en Zvornik.

Milicianos serbios dieron ayer paso a un convoy de 10 camiones de Naciones Unidas que ha estado retenido varios días a pocos kilómetros de Rogatica. La marcha del convoy, con 72 toneladas de harina de trigo destinadas a Gorazde, en Bosnia oriental, tuvo que detenerse, sin embargo, poco tiempo después, ya que la carretera estaba cortada por un enorme socavón. La Unprofor ha anunciado ya el envío de camiones con grava para reparar el camino.

Entre tanto, Sarajevo volvió ayer a ser blanco de la artillería serbia, que causó siete muertos y 77 heridos. Cinco obuses cayeron sobre las unidades de cirugía neurológica e infantil del hospital Kosevo. Después de los disparos, que no alcanzaron a nadie, el personal sanitario evacuó a los pacientes (víctimas de guerra con lesiones cerebrales y niños) a los sótanos del centro sanitario, en penosas condiciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de febrero de 1993

Más información

  • El Consejo de Seguridad ultima la creación de un tribunal para los crímenes de guerra