Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Celia Gámez, enterrada cerca de Gardel y Perón

Escaso eco de la muerte de la popular tonadillera en Buenos Aires

No llegaron a 30 las personas que ayer asistieron al entierro de la actriz Celia Gámez en el cementerio de la Chacarita de Buenos Aires. Los restos de la vedette, que triunfó en España durante tres regímenes políticos, la monarquía, la república y el franquismo, pero no alcanzó la misma fama en su país natal Argentina, recibieron sepultura en el panteón de la Sociedad de Actores Argentinos. La familia de Celia Gámez había recibido hace tiempo la oferta de permitir el sepelio en el panteón de la sociedad, lo que sus parientes consideraron "un gran honor".Eran las 15.09 minutos de una soleada tarde de la primavera austral, cuando Celia Gámez recibió su último aplauso. Fue tibio, porque la diva tuvo poco público en su última representación. Apenas 20 personas entre familiares y amigos, el embajador de España Rafael Pastor y su esposa, el ministro de la embajada Antonio Segura más media docena de fotógrafos aplaudieron cuando se introdujo el féretro en un nicho del panteón de los artistas argentinos.

MÁS INFORMACIÓN

. La muerte de Celia Gámez tuvo escasa repercusión en los medios de comunicación de Argentina, donde la estrella había nacido y murió el jueves, pero sin alcanzar la popularidad que tuvo en España. Los canales de televisión, en sus telediarios de la noche del jueves, recurrieron a las imágenes de Televisión Española y a la crónica de la corresponsal en Argentina, Rosa Calaf, para informar de la muerte.

Dos tabúes

En el cementario de La Chacarita están enterrados dos de los grandes mitos de la historia argentina: la máxima figura del tango, Carlos Gardel, y el ex presidente Juan Domingo Perón.Un periodista comentaba. el chisme de que se atribuía a Celia Gámez haber intentado seducir a Gardel, con quien cantó en España. La leyenda cuenta que la escasa respuesta de Gardel dio origen a los rumores sobre la poca fogosidad del mito del tango, pero, añadía el periodista, "esto es una infamia. En Argentina hay cuatro tabúes intocables: Gardel, la vieja [madre], Boca Juniors y el Pocho [Perón]". Celia Gámez reposará al lado de dos de esos tabúes: Gardel y Perón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de diciembre de 1992