Los alimentos de EE UU deberán especificar sus nutrientes y grasas

La Administración norteamericana acaba de aprobar una reglamentación para que los alimentos procesados dispongan de toda la información de nutrientes y grasas necesaria para promover una dieta más sana. Los norteamericanos, una de las poblaciones más afectadas por los problemas de obesidad, sabrán a partir de ahora con seguridad si los huevos que se anuncian como "bajos en colesterol", la sal "baja en sodio", los refrescos light y los embutidos "libres de grasa" responden exactamente al contenido.La nueva reglamentación del etiquetado, que va un poco más lejos que la actualmente vigente en la Comunidad Europea, pretende reducir un problema social y psicológico que es especialmente grave en Estados Unidos: la gordura. Los últimos estudios estiman que entre un 25% y un 30% de la población norteamericana es obesa.

"La Torre de Babel de los etiquetados ha caído y los consumidores son los ganadores", explicó el secretario del Departamento de Salud de los Estados Un¡dos. Sin embargo, la información que contendrán los productos a partir de mayo de 1994 es tan específica que puede convertir las compras en el supermercado en una pesadilla científica. Tal y como explicó un portavoz del Instituto de Carne de Estados Unidos, "mientras que el Gobierno ha resuelto aparentemente su batalla interna, se ha dejado a los consumidores enfangados entre datos que muchos no saben interpretar".

Porcentajes recomendados

La queja de los afectados por la medida, que deberán invertir grandes sumas de dinero para cambiar sus etiquetas, no cuenta con el respaldo de muchos consumidores que van a aprender a alimentarse gracias a las instrucciones gubernamentales. Las etiquetas contendrán un apartado en el que se recogen los porcentajes de grasas, carbohidratos, colesterol y sodio recomendados para dietas de 2.000 calorías (para mujeres) y 2.500 calorías diarias (para hombres), una información que figurará por debajo de la especificación de las del producto.

En un país inundado en los últimos años de alimentos que se ofrecen como "sanos", "bajos en grasa", o "dietéticos", la nueva normativa servirá para homologar científicamente el porcentaje de nutrientes que debe contener un alimento para anunciarse como light. Podrán llevar la etiqueta de "sano" productos que sean beneficiosos al relacionar su contenido de calcio con la osteoporosis; el sodio con la hipertensión; la grasa y el colesterol con las enfermedades coronarias y el cáncer y la fibra y antioxidantes con aquellas contenidas en las frutas y vegetales.

Los restaurantes no están afectados por la nueva regulación a no ser que se promocionen como lugares de comida natural o algún otro sinónimo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS