Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un seminario estudia el urbanismo español en Iberoaménca

La aportación urbanística española a Iberoamérica, "muy importante para la configuración de la realidad americana", ha permanecido en el olvido, según el arquitecto y profesor Fernando de Terán, que considera necesario "reivindicar una herencia urbanística de una magnitud como no ha existido otra en la historia, porque ni siquiera el imperio romano hizo tal cantidad de fundaciones urbarías". De Terán ha dirigido en Salamanca el seminario internacional La cuadrícula en la ciudad hispanoamericana: un modelo urbano permanente, con la participación de especialistas iberoamericanos y españoles.

Modelo de ciudad útil

El seminario ha buscado coordinar las investigaciones que se han desarrollado desde 1984, "para profundizar en el estilo de un tipo, de un modelo de ciudad que ha pervivido durante casi cinco siglos y que además se revela cada vez más como modelo de una ciudad útil, no sólo para ellos [los iberoamericanos], sino exportable", ha indicado Fernando de Terán. Ese modelo aportado por España fue la cuadrícula, que ha caracterizado la fisonomía urbana del continente, mediante "una sorprendente capacidad de autorreproducción que le llevó pronto a convertirse en modelo urbano permanente".En el seminario se ha puesto de relieve, mediante el estudio de la fisonomía urbana de una veintena de ciudades a cargo de equipos especializados, "la diversidad en la unidad" del modelo de cuadrícula que se mantiene, a partir de la plaza mayor y calles que parten de ella y se cortan en ángulo recto, modelo que ha resistido el paso del tiempo "porque es altamente satisfactorio, que organiza muy bien el espacio". No obstante, entre las conclusiones del seminario figura la relativa a los riesgos de hipertrofia que puede suponer el modelo ante el crecimiento. Para romper la monotonía hay recursos técnicos que introduzcan elementos de diversificación y discontinuidad, aparte de considerarse fundamental aprovechar los elementos naturales del terreno para incorporarlos a la composición de la ciudad, en lugar de hacerlos desaparecer.

Aunque el seminario internacional terminó ayer en el convento de San Esteban, durante todo el mes de octubre en ese mismo convento permanecerá abierta la exposición La cuadrícula, con materiales resultado la investigación, y en los claustros del recinto dominicano también permanecerán otras dos exposiciones El sueño de un orden y La ciudad iberoamericana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de septiembre de 1992