Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La obra mas libre de Goya, en una muestra de 55 óleos y todos sus grabados

La exposición antológica del pintor aragonés fue inaugurada ayer en la Lonja de Zaragoza

La obra del Goya más íntimo, aquella que pintó con entera libertad y no por encargo, está expuesta desde ayer en Zaragoza, en una exposición antológica compuesta de 55 óleos y toda la obra gráfica. La muestra, que supone un repaso completo a todos los temas y cronología del pintor aragonés, estará abierta hasta. el próximo 18 de octubre en el palacio de la Lonja, el museo Pablo Gargallo y el Torreón Fortea, de Zaragoza. Las obras expuestas, valoradas en más de 30.000 millones de pesetas, provienen de museos, instituciones y colecciones de todo el mundo.

Todas las obras expuestas son originales, "de gran calidad y significado artístico incuestionable, además de constituir un completo repaso a todos los temas y cronología del artista", según el comisario de la exposición, el académico e historiador de Arte Julián Gállego. Una de las características de esta muestra es, según Gállego, que el público puede contemplar la obra auténticamente personal e íntima de Goya ya que son piezas creadas con entera libertad y no por encargo.La exposición fue inaugurada ayer con la presencia de la infanta Elena, el ministro de Cultura, Jordi Solé Tura, y las primeras autoridades de Aragón y de Zaragoza, cuyo Ayuntamiento la patrocina y organiza en colaboración con entidades privadas. Los organizadores han realizado una intensa promoción de la muestra y para que ésta sea visitada por aquellas personas que lleguen a España para ver la Expo de Sevilla y los Juegos Olímpicos de Barcelona.

El apartado dedicado a la pintura se compone de 55 obras y abarca todos los periodos estéticos y temas característicos del pintor: pintura religiosa, costumbrista, asuntos alegóricos, retratos oficiales y particulares. Están reunidos todos los aspectos de la obra y la vida de Goya relacionados con Aragón como son las pinturas al óleo de la capilla del palacio de Sobradiel, primer encargo importante de Goya en Zaragoza, tituladas El santo entierro, Sueño de San José y La visitación.

Obra mural

Se presentan, por primera vez, todos los bocetos de la obra mural de Goya para las cúpulas del Pilar. Asimismo se exponen los bocetos de los cuadros de altar pintados para la iglesia de San Fernando de Monte de Torrero, destruidos o desaparecidos en 1808. Los temas religiosos están representadados por los tres óleos de estilo neoclásico encargados por Carlos III para la iglesia del convento de San Joaquín y Santa Ana, de Valladolid, con dos padres de la iglesia pertenecientes a la serie 1796-1799.Otro apartado de la exposición está dedicado a personajes aragoneses relacionados con Goya y su época: Dor, José Duaso y Latre, Don Antonio Beyán Monteagudo, María Teresa Vallabriga, Tomás Pérez de Estala, Juan Martín Goicoechea y Galarza, Busto de Ranzón de Pígnatellí.

Goya, como retratista, supo captar la singularidad de la personalidad de los personajes más importantes de su época. Un destacado apartado de la muestra se dedica a retratos de personajes de la época, algunos familiares y amigos: Don Manuel Godoy, príncipe de la Paz, La condesa de Fernán Núñez, Marianito Goya, Don Juan Antonio Llorente, El cardenal don Luis María de Borbón, Leandro Fernández de Moratín, Joaquina Candado, Rafael Esteve, La condesa de Chinchón, Carlos III y Fernando VII. Mención especial para el primer autorretrato que Goya se hizo a los 30 años.

La pintura de género está representada tanto en cartones para tapices, de temas populares y pintorescos, procedentes de El Prado: Las gigantillas, Niños inflando una vejiga, como en cuadros de gabinete, dando paso a un arte más íntimo, que expresa cada vez más la violencia y la tragedia: El naufragio y La fragua, de colecciones particulares.

La exposición quiere cumplir varios objetivos presentando obras altamente representativas de la producción de Goya, tanto por su significación histórica y cultural como por la calidad de su concepción y ejecución, "demostrativas de la insuperable categoría del genio y de su capacidad para adelantarse al tiempo que le tocó vivir, dando muestras de su admirable espíritu creativo y de la trascendencia universal de su arte", así como de reunir obras no vistas anteriormente en Zaragoza. En algunos casos, según los organizadores, tampoco se habían visto en España desde hace mucho tiempo, y que guardan entrañable relación temática, histórica y afectiva con la ciudad de Zaragoza y con todo Aragón.

Otro gran apartado de la muestra, en el museo de Pablo Gargallo y el Torreón Fortea lo constituyen los grabados. Goya comenzó a ser conocido en Francia por su serio de grabados Los caprichos. Éstos revelarán a los románticos franceses un artista poderoso capaz de cambiar los esquemas artísticos establecidos. Fueron los grabados, con su fácil difusión, los que hicieron posible el conocimiento inicial de Goya en el exterior.

La exposición consta de todas las series de grabados del pintor: 13 obras correspondientes a la serie Copias de Velázquez. Los caprichos: 80 planchas publicadas y cinco pruebas que fueron desechadas por Goya o destruidas accidentalmente. Sólo se conoce una prueba de cada plancha.

Los desastres de la guerra son 65 planchas publicadas con posterioridad a la muerte de Goya y 17 caprichos enfáticos que el pintor añadió entre 1815 y 1820 a las escenas de guerra y hambre. Estas planchas son un ataque feroz y apenas velado al clero. La tauromaquia consta de 33 planchas publicadas, a las que se añaden siete grabados al dorso de siete de las anteriores.

Los disparates o proverbios: dibujados y grabados entre 1815 y 1824. La primera edición no fue publicada hasta 1864. Se trata de 18 planchas y cuatro adicionales.

Los toros de Burdeos incluye obras maestras litográficas de Goya, dibujadas sobre piedra en 1825.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de junio de 1992