Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubiertas en Madrid tres casas donde ETA ocultó a Revilla y a otros secuestrados

La casa donde el industrial Emiliano Revilla estuvo secuestrado por la organización terrorista ETA en 1988 ha sido descubierta por la policía en Madrid, que ha localizado también otro chalé en Pozuelo de Alarcón y un piso cerca de la carretera de Toledo, además de detener a cuatro chilenos vinculados al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (NER). Los suramericanos están acusados de integrar la infraestructura etarra y de recibir órdenes directas del dirigente Francisco Múgica, Artapalo, con el que contactaban en París.

La Brigada Provincial de Información de Madrid reventó el pasado martes la vivienda sita en el número 42 de la calle de Belisana, cerca de la de Arturo Soria. La finca, que había sido adquirida hace un año por el dueño de las bodegas El Sol, local ubicado a pocos metros, sirvió para tener retenido al industrial Revilla en 1988 durante 249 días, según fuentes policiales.La casa fue adquirida por Pepe, el de la bodega, al mexicano Marvi López Vences, que la ocupaba desde cinco años antes en unión de su compatriota Eva Morales. El propietario de las bodegas El Sol recuerda que el mexicano le invitó varias ocasiones a comidas con platos típicos de su país y nunca notó nada extraño. El bodeguero, que ha remodelado el inmueble, asegura que no encontró ningún escondite secreto. "Lo que había era mucha porquería", comentó.'Zulo' bajo el garaje

Sin embargo, unos policías provistos de excavadoras picaron el pasado viernes en el jardín y en las diversas habitaciones, hasta que descubrieron bajo el garaje el zulo (escondrijo) donde estuvo Revilla y, posiblemente, el Financiero Diego Prado y Colón de Carvajal, secuestrado en 1983. Junto a la vivienda hay un solar frecuentado por yonquis que acuden a diario a pincharse su dosis y a 100 metros se encuentra una de las bocas de la estación del metro de Arturo Soria y un respiradero.Revilla declaró tras ser liberado que le parecía oír, durante su reclusión, trenes que pasaban muy cerca. Los vecinos aseguran que los ocupantes de la casa se movían en un furgoneta y, antes de meterse en el garaje, daban una vuelta por la zona. En ese vehículo debían trasladar a los secuestrados, según la policía.

Las investigaciones que venía realizando la policía sobre la infraestructura de ETA en Madrid han culminado con la detención de cuatro chilenos, cuya identidad se ha negado a facilitar el Ministerio del Interior. Fuentes policiales han señalado que dos de los arrestados son Gonzalo Boye, hijo de un periodista, y Ramiro Silva, dirigente del MIR. Uno fue capturado en un chalé de Pozuelo de Alarcón y otro en el aeropuerto de Madrid, cuando volvía de París.

En febrero de 1981, tras la muerte del etarra José Arregui Izaguirre, fueron arrestados 14 chilenos vinculados al MIR como sospechosos de formar parte de la infraestructura del comando Madrid. En esa ocasión también fueron detenidos un boliviano y una sueca, propietaria de un chalé de Pozuelo de Alarcón. Además de la casa de la calle de Belisana, la policía ha descubierto ahora un chalé en Pozuelo y un piso franco próximo a la carretera de Toledo que previsiblemente han servido de refugio en alguna ocasión a José Luis Urrusolo Sistiaga y otros activistas.Contactos en París

Según fuentes policiales, los chilenos llevaban residiendo en España 10 años y habían montado una empresa de construcción. Mantenían contacto directo con Urrusolo, pero recibían las órdenes a través de un dirigente del MIR chileno que a su vez se entrevistaba periódicamente en París con el jefe etarra Francisco Múgica, Artapalo. Dos funcionarios de las fuerzas antiterroristas se han trasladado a París para colaborar con la policía francesa en las pesquisas para capturar a este jefe del MIR, que mantenía contactos con Artapalo.

En caso de ser ciertas estas informaciones, facilitadas ahora por los detenidos, se confirmarían los rumores de que Francisco Múgica había abandonado el País Vasco francés por el cerco policial y se había trasladado a París.

Los suramericanos se habían especializado en preparar los secuestros de ETA en Madrid. Uno de sus últimos trabajos ha sido la información realizada sobre Alicia Koplowitz, presidenta del grupo Construcciones y Contratas, a la que planeaban secuestrar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de enero de 1992

Más información

  • La policía ha detenido a cuatro chilenos acusados de colaborar con la organización terrorista