El Salvador pone hoy fin a una sangrienta guerra de 12 años

El castillo de Chapultepec, uno de los lugares emblemáticos de la capital mexicana, se convertirá este mediodía en el escenario histórico donde con sus rúbricas el Gobierno y la insurgencia de El Salvador pondrán fin a la más sangrienta guerra que ha sufrido el continente americano en las últimas décadas. Nueve jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos el español Felipe González, serán testigos de la firma de la anhelada paz en el curso de un solemne acto que será festejado en El Salvador como día de fiesta nacional y con todas las campanas de sus iglesias repicando.Si el 31 de diciembre en Nueva York fue el ex secretario general de Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuéllar, el principal artífice de que el Gobierno que preside Alfredo Cristiani y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) dijeran no a esta guerra de 12 años que ha provocado 75.000 muertos, es ahora México quien ocupa el protagonismo de ser el país anfitrión de la firma de la paz.

La diplomacia mexicana hacía gestiones anoche para que Pérez de Cuéllar estuviera presente en el acto pese a que el día anterior comunicó que no acudiría a la celebración, al parecer por un problema de protocolo. Pero, desde luego, Naciones Unidas, mediadora en el conflicto, estará representada al más alto nivel por su actual secretario general, Butros Gali.

Testigos

Junto con el presidente mexicano, Carlos Salinas de Gortari, y el jefe del Gobierno español, Felipe González, firmarán como testigos de la paz los primeros mandatarios de El Salvador, Nicaragua, Colombia, Venezuela, Costa Rica, Guatemala y Honduras. También estará presente una importante representación de los comandantes militares de la guerrilla, trasladados expresamente por Naciones Unidas a México desde El Salvador; el Parlamento salvadoreño en pleno y el mando de las Fuerzas Armadas.Estados Unidos ha enviado a México al secretario de Estado, James; Baker, y Cuba, invitada expresamente por la guerrilla, estará representada por su canciller, Isidoro Malmierca. La Comunidad Europea, comprometida ya junto a otros países desarrollados a apoyar la reconstrucción de El Salvador en la posguerra, tendrá su mayor representación en México en el comisario español Abel Matutes.

El presidente salvadoreño no firmará el acta de la paz, que se circunscribirá exclusivamente, según el protocolo, a las dos par tes que durante los últimos meses han estado frente a frente en la mesa de negociación. Alfredo Cristiani, sin embargo, integra rara, junto con otros mandatarios, la relación de testigos que, también con su firma, acredita rán estos acuerdos.

Los cinco comandantes y generales del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional llegaron en la madrugada de ayer a México procedentes de Nueva York.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS