Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Freddie Mercury muere de sida al día siguiente de anunciar su enfermedad

El cantante del grupo Queen, de 45 años, falleció ayer en Londres

Freddie Mercury, durante la actuación del grupo Queen en Madrid en 1986.
Freddie Mercury, durante la actuación del grupo Queen en Madrid en 1986.

La estrella del rock británico Freddie Mercury, de 45 años, líder del grupo británico Queen, falleció a últimas horas de ayer en su casa de Kensington, Londres (Reino Unido), un día después de anunciar que estaba infectado por el virus del sida. Roxy Meade, portavoz del músico, informó a primeras horas de la madrugada de hoy de que Mercury había muerto "como consecuencia de una bronconeumonía provocada por el sida".

Roxy Meade informó de la muerte de Freddie Mercury con un escueto comunicado que contenía una sola frase: "Freddie Mercury murió completamente en paz esta noche en Kensington, Londres. Su muerte ha sido el resultado de una bronconeumonía originada por el sida", informó la agencia Reuter. El cuerpo de la estrella del rock será incinerado esta semana en una ceremonia privada.Los críticos musicales londinenses destacaron ayer, tras conocer la noticia, que la personalidad de Mercury había marcado profundamente toda la carrera de Queen. "Su exuberancia en el escenario y su carisma fueron decisivos en el éxito de Queen, que no podrá sobrevivir a la muerte de su líder", explicó una especialista en la cadena Sky News.

El mismo Meade había puesto fin durante el sábado a las recientes especulaciones sobre el estado de salud del cantante publicadas en la prensa británica debido a su aspecto enfermizo que presentaba. "Respondiendo a las informaciones y conjeturas que sobre mí han aparecido en la prensa desde hace dos semanas, deseo confirmar que he dado positivo en las pruebas del virus y que tengo el sida", dijo Mercury en el comunicado entregado por su portavoz. "Es hora de que mis amigos y mis fans en todo el mundo conozcan la verdad, y deseo que todos se unan a mí, a mis médicos y a todos los que padecen esta terrible enfermedad para luchar contra ella", señaló el líder de Queen.

Las fotografías de la estrella del rock publicadas en varios diarios sensacionalistas británicos, en las que se podía ver la extrema delgadez del cantante y un aspecto enfermizo habían desatado una oleada de rumores. Junto a estas informaciones se señalaba que varios de sus amigos habían muerto recientemente de sida. Sin embargo, Mercury había desmentido estos comentarios, ya que, según su círculo de amigos el cantante guardaba en estricto secreto todo lo que concernía a su vida privada.

Canción premonitoria

El último LP de Queen, Innuendo, contiene la canción The Show Must go on (El espectáculo debe continuar) que, en opinión de sus amigos, reflejaba el estado de ánimo de Mercury. El cantante conocía ya su enfermedad cuando decidió grabar esta canción, que se ha colocado como número uno en las listas británicas. Mercury, una flamante estrella del rock británico en los últimos 20 años, fue otra de las celebridades que reconoció públicamente que tenía el sida en un intento de concienciar a la gente sobre esta enfermedad. Freddie Mercury, cuyo verdadero nombre era Frederick Bulsara, nació en Zanzíbar, y en la década de los setenta se unió al grupo Queen. La popularidad de Queen, avalada en gran parte por el éxito repetido de canciones en todo el mundo, se hacía patente en los conciertos en directo, verdaderos espectáculos de luces, sonido y efectos especiales. Mercury, que compuso una canción para Montserrat Caballé, Barcelona, estrenada en 1987 en el Covent Garden de Londres, tenía previsto cantar formando dúo con la soprano catalana durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de noviembre de 1991