Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El español Santiago Calatrava terminará las obras de la catedral gótica de Nueva York

El proyecto para la iglesia de San Juan el Divino hermana la arquitectura y la ecología

El arquitecto e ingeniero español Santiago Calatrava ha ganado el concurso internacional para la conclusión de la catedral gótica de San Juan el Divino, en Nueva York, considerada como la segunda mayor en su género en el mundo. El proyecto de Calatrava fue seleccionado entre cinco finalistas de los 65 arquitectos de 17 países que fueron invitados a participar. El diseño del español incluye también un biorrefugio que se construirá en la catedral, primero de su tipo en el mundo, con el cual se hermanan la arquitectura y la ecología.

MÁS INFORMACIÓN

El biorrefugio -que llevará el nombre de René Dubos, biólogo ambiental y promotor inicial de esta idea- abrirá un espacio ecológico de más dé 9.000 metros cuadrados adicionales a la catedral. En el crucero norte del edificio, bajo un bóveda de cristal sobre la iglesia, se sembrarán árboles y plantas que recibirán energía solar pasiva, serán cultivados con microbacterias y tratamiento de desechos y recibirán agua de una fuente natural. Un bosque de árboles de cicuta, una cascada de agua y un muro cubierto de musgo son algunas de las ideas que se incluyen en el proyecto de Calatrava. El edificio albergará un amplio espacio litúrgico, una sacristía, salones de clase, oficinas y laboratorios, además de exhibiciones permanentes y temporales relacionadas con el medio ambiente que podrán ser visitadas por el público.El proyecto de Santiago Calatrava es una propuesta audaz para los cruceros norte y sur de la catedral. En él se utilizarán recursos de ingeniería de vanguardia y de ciencias ambientales. La idea básica del arquitecto e ingeniero, español es la de crear un paralelo entre la iglesia y el biorefugio a través de la metáfora del árbol: las raíces son la cripta de la catedral, la tierra es la nave central, los cruceros son el tronco y las columnas son las ramas. El techo es la bóveda del follaje donde el biorrefugio cobra vida cerca de la fuente de luz. La corona del esquema es un biorrefugio solar de árboles que crezcan bajo los techos de cristal de la nave de 182 metros y el eje de 95 metros de los cruceros norte y sur.

El deseo de unir una idea de protección medioambiental a la catedral nació en 1978, cuando el reverendo Buckininster Fuller presentó la propuesta de construir una biosfera bajo el cruce de la iglesia, en vez de la torre central. La primera fase del proyecto se empezó en 1979 bajo la dirección de Dean Morton. Se convocó un concurso que ganó David Sellers, con un proyecto de integrar un biorrefugio en el crucero sur -entones inconcluso- y la construcción de un claustro subterráneo en el ala sur de la catedral.

Con una donación especial de la familia de René Dubos para el desarrollo del concepto de biorefugio, la catedral busca ahora incorporar los desarrollos tecnológicos y ecológicos más recientes en la segunda fase, que estará a cargo de Santiago Calatrava.

Matrimonio

"El biorrefugio que proponemos -primero en su tipo en el mundo- nos ayudará a completar el edificio de la catedral y, lo que es más importante, dar vida a principios ecológicos en un espacio dedicado al culto, así como al. trabajo diario. Representa un nuevo matrimonio entre arquitectura y sistemas naturales que debería convertirse en la norma del siglo XXI", afirma Dean Morton."Construir un biorrefugio en una catedral gótica es una idea radical, pero es imperativo aplicar diseños ecológicos innovadores bajo nuestros techos de hoy si queremos vivir en un mejor medioambiente mañana. Esa es la razón por la que instituciones religiosas, y en particular las grandes catedrales, deben tomar la iniciativa", concluye Morton.

Los responsables de la catedral han afirmado que creen en la profunda relación entre la ecología y la espiritualidad. "La catedral espera alcanzar con el biorrefugio una demostración viviente de la sacralidad de la creación, como parte integral de la estructura de la iglesia y los trabajos que en ella se realizan", dicen en un comunicado.

"El biorrefugio es contemplado como un lugar sagrado donde lo natural y los sistemas fabricados -por el hombre se funden. El biorrefugio debe ser inspirador y ejemplar en su intención de comunicar la necesidad imperiosa de incorporar una comprensión profunda de la ecología en nuestra vida diaria. Requiere una reconsideración sensible de las tecnologías del edificio convencional y una exploración seria en la naturaleza de la auténtica arquitectura religiosa". Como complemento, un equipo de biólogos ha formulado unas bases programáticas ecológicas que servirán de base al proyecto.

La catedral episcopaliana del San Juan el Divino, de estilo neogótico, se empezó a construir hace 99 años en el Harlem neoyorquino. En la actualidad, pese: a no estar totalmente concluida, es un activo centro de actividades culturales -conciertos de jazz y representaciones de teatro-, además de los servicios litúrgicos.

Entre los miembros del jurado que eligieron el proyecto de Calatrava se encuentran los arquitectos Kenneth Frampton, David Childs, PhIlip Johnson, Maya Lin y Stewart Polshek.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de agosto de 1991