El traductor japonés de 'Los versos satánicos' muere apuñalado

El escritor Salman Rushdie declara sentirse "profundamente angustiado"

El catedrático japonés Hitoshi Igarashi, que tradujo a su idioma el libro Los versos satánicos, de Salman Rushdie, fue apuñalado hasta morir ayer en el edificio de la Universidad de Tsukuba, 60 kilómetros al norte de Tokio. El libro de¡ autor británico de origen indio fue considerado blasfemo y su autor condenado a muerte hace dos años por el imam Jomeini y las autoridades islámicas de Irán. Rushdie, que ha estado oculto desde entonces, a excepción de un par de apariciones, envió un mensaje de condolencia a la familia de¡ traductor japonés en el que declara sentirse "profundamente angustiado" por el asesinato.

Más información
Un trabajo con riesgos

El cuerpo de Hitoshi Igarashi, de 44 años, fue hallado sin vida el viernes por la mañana ante la puerta de uno de los ascensores de la Universidad de Tsukuba. La policía se negaba ayer a relacionar directamente este asesinato con la traducción del libro de Rushdie, porque el atentado no ha sido reivindicado.Salman Rushdie envió ayer un mensaje de condolencia a la familia de Igarashi, en el que afirma también que "es difícil no asociar este hecho con el intento de asesinato del traductor al italiano, Ettore Capriolo". El pasado 3 de julio, el traductor de Los versos satánicos al italiano, Ettore Capriolo, fue atacado por un desconocido armado con un cuchillo en Milán. El agresor le causó nurnerosas heridas en la cara, la nuca y el torso.

Rushdle hace un llamamiento a los Gobiernos de Gran Bretaña, Italia y Japón y a los líderes de la comunidad internacional, para que apelen ante el Gobierno de Irán para que la sentencia de muerte contra. él sea anulada y se eviten "nuevas víctimas inocentes".

La traducción de Los versos satánicos se publicó el año pasado en Japón, a pesar de las protestas de la comunidad musulmana en ese país. Hasta el momento se han vendido 70.000 ejemplares de este libro en Japón, según el director de la pequeña editorial Shinsen Co.

Hitoshi Igarashi era catedrático de Historia de la Civilización, especializado en el islam, en la Universidad de Tsukuba desde 1987. Igarashi aceptó hacer la traducción, a instancias de su agente literario, Gianni Palma, a pesar de que las editoriales se negaban a publicarlo. "Acepté traducir la novela porque considero que tiene un valor como obra de arte", dijo Igarashi cuando se puso en venta el libro. Gianni Palma fue atacado por un paquistaní, sin consecuencias, en febrero de 1990, durante la presentación del libro en Tokio.

Al parecer, Igarashi estaba relacionado con personalidades del Irán prerrevolucionario, según fuentes del Ministerio de Exteriores japonés. Estudió en la Real Academia de Filosofía de Irán, en Teherán, por invitación del sha en 1976. La academia fue cerrada por el régimen islámico que depuso al sha en 1979 como parte de su campaña para erradicar las influencias de las culturas de Occidente. Igarashi no era solamente un destacado especialista en el mundo islámico, sino que mantuvo una dura posición crítica hacia el Gobierno de su país en su política hacia los países de Oriente Próximo durante la pasada guerra del Golfo. Igarashi mantenía que el Gobierno japonés tenía muy poco interés en el mundo islámico y acusó a los responsables del Ministerio de Exteriores de no tratar siquiera de entender el fervor religioso de Oriente Próximo.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS