Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solé Tura anuncia que se creará una comisión para estudiar soluciones a la crisis del libro

El ministro dijo en la apertura de Liber que el sector editorial atraviesa tiempos catárticos

"Vamos a realizar, como una prioridad de mi departamento, un estudio en profundidad del estado de la cuestión del sector del libro en nuestro país", anunció ayer, en su discurso de inauguración de Liber 91, el ministro de Cultura, Jordi Solé Tura. El ministro, que calificó los problemas que acucian al libro de "serios y difíciles", se refirió a los cambios de la sociedad como desencadenantes de la crlsis. El Salón Liber 91, que reúne a uwos 300 expositores de 20 países, permanecerá abierto en el recinto ferial de la Casa de Campo hasta el sábado.

En su discurso de inauguración del 9o Salón Internacional del Libro, el ministro de Cultura se autodefinió como miembro de una generación "que bien se puede llamar de la gente del libro, es decir, la gente que se ha asomado a la cultura, al conocimiento de las cosas y de los hechos a través de la lectura".Tras esta primera situación personal, Solé Tura habló, ante un auditorio integrado básicamente por editores y profesionales del libro, de las transformaciones que ha sufrido la sociedad en los últimos años, inclinándose hacia una cultura de la imagen, que han afectado al sector del libro. "Es lógico", indicó en este contexto, "que volvamos a plantearnos el problema de la pervivencia de lo escrito y de lo impreso".

Insistiendo en este extremo, el ministro apuntó: "La industria cultural basada en los textos debe iniciar un proceso de transformación frente a la alta competencia de la imagen y de las nuevas tecnologías".

Optimismo

En su decidida apuesta a favor del futuro del libro, Solé Tura se permitió incluso una lectura optimista sobre la reciente encuesta sobre los hábitos culturales de los españoles. "Si bien los datos recientes de que disponemos indican que sólo un 56% de los españoles leen libros", dijo, "esta cifra se sitúa en el 74% de los jóvenes y aumenta sensiblemente entre las mujeres".

Al enumerar los problemas que acucian al libro, Solé Tura citó los siguientes: "La descapitalización de las empresas, la exportación -muy afectada por los problemas económicos de Hispanoamérica-, el preocupante desequilibrio entre la oferta y la demanda, la dispersión de esfuerzos e iniciativas...".

Para la situación de crisis que atraviesa el libro, que el ministro calificó de "histórica", Solé Tura manifestó que es partidarlo de un diálogo, ya iniciado, entre los distintos sectores implicados. De este diálogo ha surgido la decisión de elaborar un estudio en profundidad del sector. "Un análisis serio y realista", lo calificó el ministro, "de los aspectos económicos, sociológicos, comerciales e internacionales de esta industria cultural".

La realización del estudio sobre el libro estará a cargo de una comisión integrada por economistas, sociólogos, comunicólogos, editores, autores, libreros, distribuidores y otros expertos en la materia.

Antes de finalizar su discurso, Solé Tura insistió en que el Ministerio de Cultura "no es ni será una solución por sí solo", y lo definió como "un generador de impulsos".

Para terminar añadió: "No les quepa la menor duda de que el libro es una de las prioridades esenciales del Ministerio de Cultura, uno de los factores decisivos de su propia razón de ser. Por eso, siempre tendrá sus puertas abiertas a todas las gentes del libro".

En el acto inaugural de Liber 91, celebrado ayer, también pronunció unas palabras Adrián Piera, presidente del comité ejecutivo de Ifema. Piera, como suele ser habitual en los encuentros entre editores y representantes oficiales, pidió una vez más el IVA cero para el libro, vieja aspiración del sector.

Juan Salvat, como presidente de la Federación de Gremios de Editores de España, realizó también un discurso en el que señaló que la presente edición de Liber será "más profesional que nunca" y en el que, en contra del ambiente de crisis reinante, señaló que la edición en Hispanoamérica está siguiendo una evolución positiva. Salvat pidió al ministro que se lleve a cabo "una política de Estado respecto al libro" y "que se arbitren los medios para llevarla a cabo".

El Salón Internacional del Libro, Liber, que reúne, directa o indirectamente, a unos 1.500 editores de una veintena de países, se celebra alternativamente en Barcelona y en Madrid. El próximo año, sin embargo, repetirá sede, en atención a la capitalidad de Madrid como capital cultural europea. El salón, ubicado en el recinto ferial de la Casa de Campo, estará abierto hasta el viernes de diez de la manana a siete de la tarde y el sábado, de diez a dos de la tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de junio de 1991