Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CONSTITUCIÓN DE LOS AYUNTAMIENTOS

El PNV cede San Sebastián a los socialistas y deja abierta una crisis en el Gobierno tripartito

VICTORINO RUIZ DE AZÚA El voto del Partido Nacionalista Vasco (PNV) para arrebatar la alcaldía de San Sebastián a uno de sus socios en el Gobierno de Vitoria, Eusko Alkartasuna (EA), pese a ser la lista más votada, motivó ayer incidentes en el pleno de constitución del Ayuntamiento donostiarra. El nuevo alcalde, el socialista Odón Elorza, ni siquiera pudo tomar la palabra por los abucheos y silbidos del público. Eusko Alkartasuna anunció que se considera "expulsado del pacto de Ajuria Enea". El duro enfrentamiento del PNV con sus aliados en Vitoria ha permitido a Herri Batasuna (HB) retener más alcaldías de las previstas, merced a la abstención de EA, y deja abierta una crisis el Ejecutivo vasco tripartito.

Los tres partidos del Gobierno vasco anuncian su fidelidad al Ejecutivo tripartito, pero las alianzas municipales presagian una Importante crisis. El PNV ha vuelto a dar una prueba de versatilidad al entrar en la capital de Guipúzcoa en un pacto con el Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) y el PP. La alianza entre las fuerzas clasificadas electoralmente en tercer, cuarto y quinto lugar en la ciudad, tras EA y HB, no tiene más objetivo que arrebatar la alcaldía a Xabier Albistur, de EA, y entraña contradicciones de programa.El nuevo alcalde, el socialista Odón Elorza, candidato de circunstancias tras la negativa a encabezar la lista de dos exconsejeros del Gobierno vasco, se ha visto obligado a ceder la primera tenencia de alcaldía y la delegación de Urbanismo a su principal enemigo en esta materia, el popular Gregorio Ordóñez. A su vez, el PNV entregaba con sus votos la presidencia de la corporación al único partido, el socialista, que se ha opuesto frontalmente al proyecto municipal de normalización del euskera.

El pleno se inicio en un ambiente crispado, con el salón del Ayuntamiento donostiarra repleto de público, cuando el concejal Andoni Areizaga, de EA, presidente de la mesa de edad, aprovechó su intervención para denunciar el pacto y pedir explicaciones sobre la coherencia del mismo.

Areizaga y otros dos concejales de su partido se negaron luego a presidir la mesa. Elorza obtuvo mayoría absoluta, con los cinco votos de su formación, los cinco del Partido Popular y los cuatro del PNV. Mientras, Xabier Albistur recibía los seis de EA y los dos de Euskadiko Ezkerra (EE) y los cinco ediles de HB votaban a su propio candidato, Joxeaustin Arrieta. Al conocerse el resultado de la votación, los concejales de la coalición independentista se quitaron las cazadoras y exhibieron camisetas con la inscripción "PNV español". El público Impidió hablar a Elorza con abucheos y silbidos. El socialista tuvo que escuchar la acusación de ladrón de alcaldías" que el mismo lanzó hace ochos años en Irún en circunstancias semejantes.

"Fraude"

El pacto de San Sebastián, considerado por Eusko Alkartasuna como "un fraude al electorado" y por EE como un gesto para dinamitar las relaciones entre los partidos del pacto de Ajuria Enea, motivó la abstención del partido presidido por Carlos Garalkoetxea en los municipios de Guipúzcoa donde ganó HB y la fuerza siguiente fue el PNV o el PSE-PSOE. De esta forma, la coalición independentista retiene las alcaldías de municipios guipuzcoanos importantes como Pasala, Lezo y Zizurkil.

En Mondragón, la alcaldía sigue en manos de Herri Batasuna al votarse a sí mismos dos concejales Independientes elegidos por el PNV. En Vizcaya, HB continúa también en la alcaldía de Ondarroa, donde sólo se le hubiera podido desalojar con el voto de EA y EE. En cambio, la pierde tras 12 años en beneficio de EA en Hernani (Guipúzcoa).

El malestar en las bases socialistas por el acuerdo PNV-PSOE se ha notado en Álava. Los siete concejales del PSE renunciaron a presentar candidato en Vitoria, que hubiera sido elegido gracias a los votos de Unidad Alavesa y del PP. Pero tampoco apoyaron al peneuvista José Ángel Cuerda, que será alcalde comocabeza de la lista más votada. El pacto se rompió también en Laguardia, donde un socialista dio la alcaldía al PP en perjuicio del PNV.

El acuerdo entre los dos partidos ha permitido al peneuvista Josu Ortuondo hacerse con la alcaldía de Bilbao con 17 votos (11 del PNV y seis del PSE), el mismo día en que se cumple el 691 aniversario de la fundación de la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de junio de 1991

Más información

  • Los abucheos y gritos del público impidieron al alcalde donostiarra pronunciar su discurso