Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kohl intenta romper el bloqueo del SPD al aumento de los impuestos

El ministro de Hacienda alemán, el socialcristiano Theo Waigel, intentaba ayer encontrar un arreglo con la oposición socialdemócrata para sacar adelante el presupuesto de este año. El SPD, usando por primera vez su mayoría en el Bundesrat, la cámara territorial alemana, rechazó el pasado viernes la subida de impuestos dictada por el Gobierno del canciller Helmut Kohl para financiar la unificación alemana que debía entrar en efecto el próximo 1 de julio, paralizando así la aprobación del Presupuesto del Estado.Walgel propuso compartir con los lánder -los Estados federales- una parte de los ingresos procedentes del aumento lineal de 25 pfennige -céntimos- por litro de gasolina, que se destinarían a la construcción de sistemas de transporte público. El paquete que intenta imponer el Gobierno incluye, además de la tasa sobre el carburante, una subida en un 7,5% del impuesto sobre la renta y de sociedades, y otras subidas en los seguros y el tabaco. En total Bonn calcula que supondrá unos ingresos adicionales de 17.000 millones de marcos tan sólo en el segundo semestre de este año.

El SPD, desde su mayoría en el Bundesrat, ha propuesto que la subida del 7,5% se aplique tan sólo a los individuos que ganen más de 60.000 marcos al año o a las familias con ingresos por encima de 120.000 marcos. Para la coalición democristiana liberal, en el poder desde hace 10 años, ésta es la primera vez que se ve obligada a legislar sin contar con la mayoría en las dos cámaras.

Kohl reunió ayer a sus huestes en la ciudad de Weimar, en la ex RDA, en un minicongreso de la CDU, para tratar de poner fin al declive sufrido por su partido, al que las últimas encuestas sitúan casi diez puntos por debajo de la oposición socialdemócrata. El canciller efectuó una visita al cercano campo de concentración nazi de Bucheriwald, donde rezó por las víctimas del delirio hitleriano y de la represión estalinista. Unas 60.000 personas murieron entre 1933 y 1945, mientras que otras 10.000 fallecieron en los primeros años de la contienda cuando el Ejército soviético se hizo cargo del siniestro lugar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de junio de 1991