Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Robados dos cuadros de Miró en el taller de su fundación en Palma de Mallorca

Dos cuadros de Joan Miró sin firmar, realizados en 1972 y 1978, que pertenecen al fondo de más de un centenar de cuadros del artista catalán que posee la Fundación Pilar y Joan Miró, de Palma de Mallorca, fueron sustraídos en la madrugada del lunes por una persona que penetró en el interior del estudio del artista, donde se hallan dispuestas decenas de obras tal y como las dejó Miró antes de morir. La intención del delincuente era, al parecer, llevarse un importante número de los cuadros que Miró y su mujer donaron a la ciudad de Palma de Mallorca.La alarma de seguridad de la fundación, que no cuenta con un servicio permanente de vigilancia, se disparó cuando el ladrón se hallaba ya en el interior del edificio. Éste accedió al estudio del pintor tras reventar fácilmente una puerta de madera. Un vecino de una casa cercana descubrió al delincuente y éste en su huida precipitada abandonó otros tres lienzos de Miró que había cogido inicialmente. Dos de ellos fueron recuperados en la madrugada del lunes en las inmediaciones de la fundación y otro cuadro fue localizado en un pinar cercano en la mañana de ayer.

La policía de Palma de Mallorca, ante la que el director de la fundación, Miquel Servera, presentó la correspondiente denuncia y la identificación concreta de los dos cuadros robados, espera localizar en breve al autor de la sustracción. "Se trata de un aviso muy serio", manifestó el director de la Fundación Miró de Palma de Mallorca, "y observamos como más importante, si cabe, el hecho mismo del robo y la violación del recinto de la fundación que el valor de las dos obras en sí".

Servera confirmó que desde hace tiempo la institución carece de servicio de vigilancia nocturna. El Ayuntamiento de Palma de Mallorca es el responsable de la Fundación Miró, en cuyo patronato se integran, además, representantes de la familia del artista.

El valor de las obras robadas, un cuadro de 36,5 x 65 centímetros, pintado sobre arpillera, y un óleo sobre tela de 81 x 65 centímetros, datados en 1972 y 1978, respectivamente, no ha sido calculado por los directivos de la fundación.

Las obras sustraídas no cuentan tampoco con un seguro específico, aunque están englobadas en la póliza que protege la totalidad de la colección Miró de Palma. La familia del pintor -que vivió durante 25 años en la isla y cuya madre y esposa nacieron allí- donó 112 telas sin rubricar que se encontraban en las distintas dependencias de Joan Miró en Palma, varios centenares de ejemplares de obra gráfica, grabados, litografías y aguafuertes, así como un considerable número de libretas y cuadernos de apuntes del artista.

Miquel Servera aseguró ayer: "Las dos obras robadas no son, afortunadamente, de las más importantes que poseemos. Una de ellas, en negro, es parte de los trabajos preliminares para un cuadro posterior". El responsable de la fundación observó que el ladrón, tras su fácil acceso, "arrambló con lo primero que halló", y dio gracias a que sonara la alarma y el ladrón fuera descubierto por un vecino.

El complejo de la Fundación Pilar y Joan Miró está situado en la periferia turística de Palma, en las cercanías del palacio de Marivent. Está integrado por la casa rural de Son Boter, el taller de grabado de Joan Miró, el estudio que construyó Josep Lluís Sert -donde se cometió el robo-, la casa particular del pintor, donde vive su viuda, y el gran edificio que está completando el arquitecto Rafael Moneo en la parte frontal y lateral de la finca, rodeada de edificaciones turísticas.

Al parecer, el delincuente superó una de las paredes de las obras de la nueva fundación y estacionó su vehículo en un camino lateral. Este diario ha podido saber que, en los últimos meses, delincuentes comunes han entrado de noche en dos ocasiones en el edificio en construcción y han robado objetos y material de distinto valor a la empresa constructora, sin acceder a las dependencias que guardan el legado Miró.

Dentro de seis meses estarán concluidas las nuevas instalaciones de la Fundación Miró, que permitirán el desarrollo de actividades y exposiciones.

Desde su fundación, hace siete años, la institución no ha sido abierta al público, aunque se autorizan visitas a los estudios y talleres, en compañía del personal directivo.

Otro robo

El 5 de abril de 1988 fueron robadas seis pinturas de Miró en la fundación que lleva el nombre del artista en Barcelona. Las obras fueron recuperadas varios meses después por la policía en Tarragona y Palencia. Otro cuadro de Miró pasó también hace varios años por las manos de delincuentes.Éstos entraron en el domicilio que ocupaba, cerca de la casa de Joan Miró, el nieto del pintor, David Fernández Miró -recientemente fallecido en Barcelona-, y se llevaron sin grandes dificultades un importante cuadro pintado por el artista especialmente para su nieto mayor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de abril de 1991