Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
POSGUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

El presidente sirio se presenta por sorpresa en El Cairo

ÁNGELES ESPINOSA El presidente sirio, Hafez el Asad, viajó ayer sorpresivamente a El Cairo para entrevistarse con su homólogo egipcio, Mohamed Hosni Mubarak. Este es el primer encuentro de ambos mandatarios desde el Fin de la guerra del Golfo. Asad y Mubarak, que hoy continúan sus consultas, tratarán, entre otros temas, la situación interna de Irak y las perspectivas de solución al conflicto árabe-Israelí.

En los últimos días se ha comentado la posibilidad de que EE UU concrete su deseo de poner fin a ese contencioso y Mubarak mantiene excelentes canales de comunicación con Washington al respecto. Por el contrarío, existen serias discrepancias entre Washington y Damasco.

El rais egipcio acudió al aeropuerto a recibir a Asad, un viejo compañero de armas con quien fue capaz de mantener la simpatía y el respeto mutuo durante los casi 10 años que duró la ruptura de relaciones entre sus países. Ahora, a sólo un año de haber reestablecido los lazos diplomáticos, ambos han coincidido en el bando árabe que se alió a la coalición multinacional para echar a Irak de Kuwait.

Ese encuentro de posiciones ha motivado una rápida aceleración del proceso de acercamiento y la coordinación de posturas en numerosos aspectos tanto regionales como bilaterales. Desde esa perspectiva, su participación en el debate para un arreglo de seguridad en la zona, les ha llevado a aceptar el envío de tropas a los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), ricos en petróleo, pero carentes de recursos humanos para su defensa.

El pasado fin de semana, el Parlamento sirio aprobó un documento elaborado por los ministros de Exteriores de Egipto, Siria y los seis miembros del CCG, que recoge la voluntad de todos ellos de establecer un marco de cooperación centrado en los aspectos defensivo y económico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de abril de 1991

Más información

  • Hafez el Asad y Hosni Mubarak examinan la situación interna en el país de los dos ríos