Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
POSGUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Varios Gobiernos investigan la red secreta de inversiones iraquíes en el extranjero

Los Gobiernos de Estados Unidos, Japón, Alemania y Reino Unido han anunciado que investigarán la red internacional de inversiones que Irak posee en el extranjero. La existencia de dicha red, cuyos activos podrían sumar unos 10.000 millones de dólares (un billón de pesetas), de los que 1.000 millones de dólares (100.000 millones de pesetas) corresponderían a participaciones accionariales, fue desvelada el lunes por un investigador contratado por Kuwait, que subrayó que esta red estaba controlada en su mayor parte por familiares y allegados de Sadam Husein, según informó la cadena de televisión norteamericana CBS. El Gobierno kuwaití pretende que los bienes iraquíes en el exterior sirvan para cubrir las compensaciones de guerra que exige a Irak.

El Reino Unido ha reaccionado con prontitud y ha registrado 32 empresas británicas sospechosas de estar envueltas en exportaciones a Irak y Jordania, y que habrían vulnerado, por tanto, el embargo comercial. El Gobierno de Bonn ha admitido, por su parte, que hay inversiones iraquíes en Alemania, pero asegura que son legales y que no parecen pertenecer a Sadam Husein. Fuentes oficiales españolas dijeron desconocer el asunto.La red financiera exterior de Irak ha sido rastreada durante varios meses por la firma de investigadores privados Kroll Associates, que ya trabajó en la localización de bienes ocultos de Ferdinand Marcos, ex presidente de Filipinas, y de Manuel Antonio Noriega, ex hombre fuerte de Panamá. Jules Kroll, presidente de Kroll Associates, ha trabajado junto a una veintena de especialistas para descubrir las inversiones iraquíes.

Entre las inversiones descubiertas en la investigación destacan las realizadas por la sociedad de intermediación Montana Management, una firma registrada en Panamá y controlada por iraquíes, que a su vez depende de una sociedad llamada Midco Financial, también iraquí, registrada en Ginebra. El director de ambas es el iraquí Abdulsatar Alí Albadulai. En 1979, el director de Montana era Barzan al Takriti, hermanastro de Sadam Husein, que a la sazón dirigía también los servicios secretos iraquíes y es ahora embajador de Irak en Suiza. Al Takriti negó que Irak o Sadam Husein tuvieran relación con Montana.

Montana cuenta con un 8,4% de las acciones del grupo editorial francés Hachette, cuyos directivos afirmaron que conocían la inversión y que ésta nunca había interferido en la gestión de la empresa. El Ministerio de Finanzas francés confirmó que la inversión era legal y no había precisado autorizació oficial, por lo que no estaba afectada por el embargo de bienes iraquíes decretado por la ONU. Hachette es accionista mayoritario de la editorial española Salvat. El grupo Hachette anunció ayer que, de confirmarse las informaciones de que un 8,4% de su capital está controlado por intereses iraquíes, comprará dichos títulos, informa Efe.

Matra y DaimIer Benz

Montana podría poseer también una participación en el consorcio electrónico y armamentista francés Matra, propietario a su vez de la mayoría de Hachette. Un portavoz de de la empresa Matra dijo desconocer la firma Montana, y que entre los accionistas no había ninguno significativo de nacionalidad iraquí.

Kroll Associates dijo a la CBS que Irak poseía también, entre otras muchas participaciones accionariales en Europa que no detalló, un paquete de acciones del gigante automovilístico, aeronáutico y armamentista alemán Daimler Benz. Un portavoz de este grupo negó inmediatamente la información, aunque de forma matizada: "Irak no tiene la menor participación en Daimler Benz, o por lo menos no tiene nada que nosotros conozcamos".

Las informaciones de los investigadores contratados por Kuwait hablan también de depósitos en unos 40 o 50 bancos, controlados directamente por familiares y allegados de Sadam Husein. Entre estos bancos fueron citados la Union de Banque Suisse (Suiza), Crédit Suisse (Suiza), Banque Paribas (Francia), Midland Bank (Reino Unido) y la Union de Banques Arabes et Françaises (Francia). Un portavoz del Midland Bank afirmó que los activos iraquíes estaban previamente detectados y congelados por las autoridades británicas. Crédit Suisse dijo a su vez que sus auditores habían "examinado todas las posibilidades y no habían encontrado nada" susceptible de pertenecer a Irak.

Según las pesquisas de Kroll Associates, la red financiera secreta se habría creado durante los últimos 10 años mediante varios mecanismos. Uno de ellos fue la apropiación de parte de los donativos -oro y joyas principalmente- aportados por el pueblo iraquí para financiar la guerra contra Irán entre 1980 y 1988. Lo mismo se habría hecho con un porcentaje de los miles de millones de dólares donados a Irak por el rey Fahd de Arabia Saudí tras la guerra contra Irán.

Otro mecanismo consistió, según Kroll, en la percepción por parte de Irak de comisiones no declaradas, entregadas como premio por las empresas occidentales exportadoras de armamento y maquinaria. La cuestión de si la red de inversiones está controlada por Sadam Husein -como en el caso del filipino Ferdinand Marcos- o si forma parte de los recursos estatales no puede dilucidarse fácilmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de marzo de 1991

Más información

  • Los activos suman un billón de pesetas