Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura destituye a Tomás Llorens al frente del Reina Sofía y nombrará a María Corral

El cambio se debe a "incompatibilidades" con el proyecto museológico del anterior director

María Corral, directora artística de la fundación Caja de Pensiones, fue nombrada ayer por el Consejo de Ministros directora del Centro de Arte Reina Sofía en sustitución de Tomás Llorens. El cambio, según indicó una nota distribuida ayer por Cultura, se debió "a una disparidad de criterios sobre la concepción del proyecto museológico del señor Llorens". Éste, historiador y crítico de arte, fue el primer director del Reina Sofía. Durante toda la mañana de ayer trabajó en su despacho, y a primera hora de la tarde tomó un tren a Denia (Alicante) para pasar sus vacaciones.

MÁS INFORMACIÓN

En declaraciones a este periódico, informa Fietta Jarque, María Corral dijo que el Centro de Arte Reina Sofía (CARS) "tiene todas las posibilidades de futuro. No de pasado, pero sí de futuro". precisó. "El gobierno ha asumido un compromiso muy grande con este centro, así como el ministerio de Cultura, y quieren desarrollar uná política muy sólida para convertirlo en el museo del futuro".Sobre la política de exposiciones del Reina Sofía, anuncio que piensa desarrollar "tres líneas principales: continuar con las grandes exposiciones históricas, porque en España todavía existe mucho desconocimiento del arte del siglo XX. También es parte importante de este. esfuerzo el arte español, individual y de grupos. La tercera línea podría ser una dedicación importante al arte más contemporáneo y renovador."

En cuanto a la alusión de la nota oficial sobre "incompatibilidades con el proyecto museográfico de Tomás Llorens", María Corral dijo: "Desconozco el proyecto de Tomás LLorens, y el ministerio, al ponerse en contacto conmigo, no mencionó en ningún momento estas discrepancias. De momento asumiré el cargo alrededor del 9 de enero y se continuará con el programa de exposiciones previsto y los compromisos que este centro había adquirido con su anterior director".

La nueva directora dijo también estar abrumada por el trabajo que se le viene encima, a la vez que muy ilusionada.

Amor a los museos

Tercera de siete hermanos en una familia de la burguesía cántabra, María Corral tuvo un padre muy culto y aficionado a las artes, que desde niños les inculcó el amor por los museos y los conciertos.

Al diferencia de Llorens, que proviene del mundo académico, María Corral inició su relación con el arte en 1971, con un taller de obra gráfica en el que trabajaban y exponían artistas españoles y extranjeros. Se mantuvo allí hasta 1981, cuando pasó a dirigir la obra cultural de la Caja de Pensiones.

En declaraciones a Efe, María Corral dijo que "el Reina sofía nace en un momento en el que España se incorpora artísticamente al mundo internacional con amplitud de medios y presupuestos".

Explicó que había sido "muy duro" para ella tomar la decisión de abandonar su anterior trabajo, pues éste, indicó, le había dado grandes satisfacciones. En efecto, María Corral era muy conocida por la creación de la colección de arte contemporáneo de la Fundación Caja de Pensiones, y formaba parte del comité de adquisiciones de esta entidad. También es miembro del comité del departamento de arte contemporáneo en el Museo de Bellas Artes de Boston, miembro del comité de compras de arte contemporáneo de la región francesa del Limousin, y el secretaria-tesorera del comité internacional de Museos de Arte Moderno para el perído 1990-1992.

Según dijo ayer, se ha marcado un plazo de dos meses para conocer los compromisos existentes, el funcionamiento y las posibilidades de exposiciones, y señaló que en cualquier caso su gestión no empezará a verse antes de seis meses.

"Intentaré dar al centro una coherencia y tener una mayor comunicación con el público", subrayó, "y contar con un departamento de investigación y de relaciones con los colegios, para fomentar la afición joven por el arte de la época".

"Yo no creo que una colección nacional tenga que ser más condicionante que una colección privada", dijo hace ocho meses a este periódico. "Una colección nacional tiene que responder a otros principios y otros conceptos. Pienso, tal vez, que éstas tienen que ser mucho más historicistas y amplias que las privadas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de diciembre de 1990