Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unas mil personas asistieron ayer al entierro en Gerona de Xavier Cugat

Unas, mil personas dieron ayer el último adiós en la iglesia del Carmen de Gerona al músico Xavier Cugat, que murió el sábado en Barcelona víctima de una insuficiencia cardiaca. Desde las 15 horas, una hora antes de que comenzara el funeral, la gente ya ocupaba una buena parte de los bancos de la iglesia situada en la plaza del Oli, cerca de donde había nacido el músico. A las honras fúnebres asistieron el alcalde de Gerona, Joaquim Nadal, el presidente de la Diputación, Josep Arnau, y el delegado de la Generalítat en Gerona, Xavier Soy. El féretro con los restos de Cugat entró en la iglesia en medio de fuertes aplausos ácompañado por su secretaria, Carme Pedrosa, la madre de ésta, y la actriz Mari Sampere.Una vez finalizado el oficio religioso, los restos mortales fueron trasladados a la parte nueva del cementerio de Gerona. Tal y como había expresado en varias ocasiones Cugat, la lápida que cubre el hipogeo de Cugat lleva la siguiente inscripción: "Xavier Cugat i Mingall, catalá universal, Cugat que vivió".

La capilla ardiente del músico en Barcelona fue visitada ayer por la mañana por unas 2.000 personas, entre ellas el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y el alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de octubre de 1990