Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGÍA

Los peces muertos en el Pisuerga ascienden ya a 20 toneladas

A más de 20 toneladas asciende ya el número de peces muertos, carpas y barbos en su mayoría, que han aparecido en las aguas del río Pisuerga a su paso por la capital vallisoletana. El Juzgado de Instrucción número 5 de Valladolid ha abierto diligencias previas por si el vertido contaminante realizado el pasado día 30 de septiembre pudiera ser constitutivo de un delito ecológico.

Mientras se llevan a cabo las actuaciones judiciales, han sido suspendidos temporalmente los expedientes sancionadores que han instruido la Junta de Castilla y León y la Confederación Hidrográfical del Duero contra los presuntos responsables del vertido contaminante y cuyas multas pueden superar los seis millones de pesetas.

Según las investigaciones, Argimiro Lasso, su hijo José Antonio y un empleado de una finca cercana a la vapital, vertieron ilegalmente al canal del Duero restos de vinazas que son utilizadas como pienso para animales. La gran cantidad de materia orgánica consumió el oxígeno del río y ocasionó la muerte de los peces, que han aparecido flotando en las aguas del Pisuerga desde hace más de una semana.

Según el alcalde de Valladolid, "ésta es una de las agresiones más graves que se conoce en el río desde hace muchos años" y ha anunciado que el ayuntamiento se personará como acusación particular en las posibles acciones legales que se sigan por parte de los tribunales.

Más de 20 personas participan en las tareas de limpieza y el Gobierno de la región ha solicitado a una minicentral eléctrica de un barrio de la capital, aguas abajo, que aumente la potencia de sus turbinas para arrastrar a los peces muertos hacia el centro del río y así facilitar las tareas de recogida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de octubre de 1990