Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CINE

Experiencias audiovisuales

Godfrey Reggio es un director americano que trabaja en el campo del documental de larga duración y que ha logrado el patrocinio de figuras tan famosas como George Lucas y Francis Ford Coppola, para llevar a cabo sus experiencias cinematográficas. Hasta ahora ha realizado dos obras muy interesantes, Koyaanisqatsi, y ésta que ahora presenta en el Infantas, Powaqqatsi, según dos términos de la lengua de los indios hopi que, al parecer, significan, respectivamente, vida loca y desquiciada, carente de equilibrio" y "forma de vivir alimentada con otros principios para fortalecerla".Quienes vieron el primer filme no se sorprenderán en absoluto con el segundo, que podría programarse junto al anterior, simplemente eliminando las colas, con una continuidad absoluta entre ambos. Reggio ha buscado imágenes sorprendentes y las ha sometido a la tiranía del acelera do o del ralentí, para que obedezcan a la banda sonora de Glas, por un lado, y, sobre todo, para que se sometan a una disparata da crítica ecológica contra la civilización occidental, frente al modelo antropológico de los hopi, que garantizaría, en su opinión, un desarrollo adecuado y racional. La fórmula es eficaz, pero tiende a ser machacona y repetitiva, con lo que la experimentación audiovisual se ajusta a un ritmo casi mecánico, total mente previsible.

Powaqqatsi

Producción: Francis Ford Coppola y George Lucas. Productores ejecutivos: Menahem Golan y Yorain Globus. Guión y dirección: Godfrey Reggio. Música: Philip Glass. Estreno en Madrid: Infantas Classics.

Powaqqatsi es un producto enormemente interesante, pese a estos lastres, más por lo que apunta que por lo que ofrece en sí mismo. Sus logros audiovisuales nacen, eso sí, espoleados por el ánimo de conmover, por la vía de la eficacia o de la sorpresa. No siempre lo consigue, aunque el intento valga la pena, precisamente por su rareza, frente al conformismo y la indiferencia de tantos profesionales que trabajan en este sector, sin el menor deseo de cambiar ninguno de los factores que les gobiernan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de octubre de 1990