Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno polaco encara su primer desafío con la huelga de ferroviarios

La huelga de hambre de 40 ferroviarios y protestas de otros 2.000, que desembocaron en la práctica paralización de la octava parte de la red de ferrocarriles polacos, están causando honda preocupación en el Gobierno de Tadeusz Mazowiecki, que por primera vez desde su formación, en septiembre del pasado año, se enfrenta con fuertes protestas sociales.El Gobierno, que considera, según declaró su portavoz, que las eventuales concesiones en materia salarial "darían al traste con todo el programa económico", teme asimismo el precedente, y decidió no entrar en negociaciones con los huelguistas, que mantienen el ayuno desde hace 12 días.

El ministro de Trabajo, el ex disidente Jacek Kuron, advirtió por televisión que el Gobierno "no puede hacer otra concesión que la de dimitir".

El tono dramático de Kuron se explica por la convicción del Ejecutivo de que acceder a las demandas salariales de los ferroviarios, que reclaman subidas en torno a un 10% de su sueldo actual, desencadenaría una oleada de acciones similares en otros sectores de la economía polaca.

Grave situación

En vista de la gravedad de la situación, el primer ministro Mazowiecki habló por teléfono con los huelguistas para explicarles la difícil situación económica del país, alegando que ello impide la satisfacción de sus demandas.

No obstante, los huelguistas no se mostraron dispuestos a abandonar la protesta y vienen reclamando que el presidente del Gobierno se desplace personalmente a la ciudad de Slupsk (Pomerania occidental), que se ha convertido en el centro de la protesta ferroviaria.

La huelga, la primera en este sector desde hace más de medio siglo, afecta a toda la parte noroccidental del país, y cortó los accesos a importantes puertos marítimos, entre ellos el de Szczecin, en el norte, el segundo más importante de Polonia.

Hasta el momento la huelga de los ferroviarios no cuenta con el apoyo de ninguna central sindical.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de mayo de 1990