Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España tendrá que dar compensaciones económicas a Marruecos por el acuerdo de Pesca firmado en Rabat

España compensará económicamente a Rabat por el pacto pesquero firmado ayer entre la Comunidad Europea (CE) y Marruecos, aunque se desconoce la cuantía exacta de esta contrapartida y la cobertura jurídica que se le dará, según han confirmado expertos próximos al Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí. El sector pesquero andaluz ha acogido con reticencias el contenido del acuerdo por estimar que, aunque supone un avance sobre la situación anterior, no da solución a algunas de sus principales exigencias. Los pescadores decidirán hoy si vuelven a faenar a los caladeros marroquíes.

El pago de compensaciones se desprende con claridad del anexo al acuerdo que se colocó en el documento a petición marroquí. En él se recoge la queja de Rabat por los perjuicios económicos y sociales provocados por el bloqueo de los puertos andaluces. Este anexo es, en opinión de los expertos españoles, "una puerta abierta" a la negociación económica, que se resolverá seguramente en las próximas semanas.Marruecos está efectuando ya una valoración de los daños ocasionados mediante una comisión creada en el ministerio de Asuntos Exteriores marroqui, en conexión con el ministerio de Comercio. Se tardará aún al menos dos semanas en tener con exactitud la cuantificación de los daños.

El responsable del pago de esta compensación-indemnización es algo que está todavía por aclarar. Portavoces oficiales del Gobierno de Marruecos mantienen que la reclamación económica se dirigirá a la CE ya que el causante del perjuicio es un país comunitario. Frente a esta posición, expertos españoles consideran que la cuestión de la indemnización es un tema que debiera ser tratado directamente entre Madrid y Rabat, y que tendrá que resolverse en el marco de los contactos bilaterales.

El presidente de la Interfederativa Andaluza, Rafael Montoya, que fue informado ayer de los términos del acuerdo por el ministro de Agricultura y Pesca, Carlos Romero, y otros altos cargos del departamento, rehusó adelantar cúal será la respuesta de los pesca dores andaluces. Montoya señaló que serán los patrones mayores de las Cofradías, que se reunirán en la tarde de hoy en Algeciras, quienes decidan si existen garantías suficientes para que los barcos amarrados desde el bloqueo de los puertos (la mitad aproximadamente de la flota que pesca en aguas marroquíes) vuelvan a faenar.

El representante de los pescadores andaluces admitió tras la reunión con el ministro que el acuerdo de Rabat supone un avance respecto a la situación anterior, pero subrayó que no incluye las garantías que exigían. "SI fuera verdad que los marroquíes van a cumplir lo que han escrito, sería perfecto", añadió. A juicio de Rafael Montoya, la mayor laguna de lo acordado es la ausencia de un procedimiento para fijar, en caso de que se produzca un apresamiento, si el pesquero se halla dentro o fuera de las 12 millas en las que está prohibido pescar.

"No dudo de la honorabilidad del Gobierno de Marruecos y de las buenas intenciones de la delegación de la CE, pero no nos fiamos de las intenciones de los capitanes de las lanchas marroquíes", señaló en tono pesimista el presidente de la Interfederativa Andaluza de Cofradías de Pescadores. La directora de Relaciones Pesqueras Internacionales, Pilar García Doñoro, reconoció que la búsqueda de un procedimiento para fijar la posición exacta de los barcos que sean apresados bajo acusación de pescar en aguas prohibidas constituyó uno de los puntos claves de la negociación, pero que no fue posible el acuerdo.

Sistemas de localización

La delegación de la CE no admitió como prueba la fotografía aérea, como proponían los marroquíes, y éstos tampoco aceptaron otras soluciones de localización vía satélite. No obstante, Pilar García Doñoro valoró muy positivamente los resultados alcanzados. "Se han logrado" dijo "avances muy significativos para resolver los contenciosos que había en la aplicación del Acuerdo de Pesca de 1988, que tiene todavía dos años de vigencia".

Una de las aportaciones más importantes del documento acordado el martes en Rabat es el que se refiere a la fijación de fianzas para que los pesqueros sancionados puedan eludir la retención en puerto y se garantice el pago de la multa impuestas por Marruecos, informa Said Jedidi.

La fianza tendrá que depositarse lo antes posible en un banco designado por las autoridades marroquíes y no será superior al importe máximo de la multa prevista para el tipo de barco y la infracción de que se le acuse. La fianza será "irrevocable" y sólo se podrá recuperar al término del procedimiento judicial.

En caso de condena, y en la hipótesis de que la multa sea inferior a la fianza, la autoridad judicial devolverá el resto de la cantidad depositada a los armadores. Asimismo se descontará de esta cantidad las costas judiciales, que serán a cargo del armador.

Del pacto se desprende la intención de Marruecos de retener el mínimo tiempo posible a las naves y a sus tripulaciones, y se asegura que éstas podrán hacerse a la mar tan pronto como hayan abonado la multa, si admiten la infracción, o depositado la fianza, en el caso de que decidan recurrir contra ella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de marzo de 1990

Más información

  • Los pescadores andaluces acogen con reservas el resultado de las negociaciones y deciden hoy si vuelven a faenar