UNA NUEVA EUROPA

La URSS adopta medidas para proteger los bienes soviéticos en Lituania ante la firmeza independentista

El presidente soviético, Mijaíl Gorbachov, ordenó a su Gobierno anoche la adopción de medidas cautelares en defensa de los bienes soviéticos -especialmente centrales nucleares y medios de transporte- en territorio de Lituania. Esta fue la respuesta que el Kremlin dio a una carta que el presidente del Parlamento de Viina, capital lituana, Vytaustas Landshergis, dirigió a Gorbachov, especificando que para Lituania la decisión del Congreso soviético en contra de la independencia lituana "no es válida". Al mismo tiempo, ayer trascendió que el 1 de julio comenzarán a aplicarse importantes cambios en la economía de la URSS.

Más información
Canciller de la gran Alemania
El último primer ministro
Un año le bastó a la RDA para hacer añicos el Estado dictatorial
La conjura, el muro y el fin
Kohl pide que las negociaciones interalemanas se inicien de inmediato
Cuantos más negocios, mejor
Estonia se encamina también hacia la independencia

Gorbachov se había entrevistado ayer tarde con los diputados lituanos Valdotas Antanaitis y Eguidas Bichkauskas, quienes le entregaron la carta de Vitautas Landsberguis,, en la que éste le anuncia que el Parlamento de Lituania considera "no válido, por carecer de fundamento legal", el decreto del Congreso de la URSS que anulaba la independencia de esa República.Antanaltis dijo por su parte a Efe que la entrevista fue "franca y cordial", y Gorbachov se comprometió a estudiar la respuesta lituana. El presidente soviético anunció a los representantes lituanos que convocaría al Consejo Presidencial, nueva institución que forma parte del actual sistema presidencialista soviético.

Sin embargo, tan sólo dos horas después del encuentro, Nikolai Rizkhov, jefe del Gobierno de la URSS y miembro del Consejo Presidencial, firmó una declaración del Gabinete soviético que establecía toda una serie de medidas para garantizar los intereses de la Unión Soviética en territorio de Lituania. El documento, difundido por la agencia oficial soviética Tass, ordena al Comité de Seguridad del Estado (KGB), al Ministerio del Interior de la URSS y a la Dirección General de Aduanas que garanticen el régimen aduanero en territorio de Lituania.

Asimismo encomienda a los "organismos pertinentes" que adopten medidas para "reforzar de modo cardinal la protección de las instalaciones energéticas nucleares, así como de otros objetivos de importancia fundamental pertenecientes a la URSS". El Gobierno soviético también ordena a los ministerios correspondientes que garanticen el funcionamiento ininterrumpido del transporte en territorio lituano y desde sus puertos.

La declaración prohíbe a los ministerios e instituciones de la URSS entablar todo tipo de negociaciones con la parte lituana para transferirle las empresa instaladas en territorio de esa república y señala que dichos objetivos serán administrados directamente por los ministerios de la Unión Soviética.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La primera reacción del presidente del Parlamento lituano a las medidas adoptadas por Moscú fue afirmar a los medios informativos que "el anuncio responde a la fase de introducción a las negociaciones". Los analistas especulaban ayer que las medidas están vinculadas a la necesidad soviética de endurecer sus posiciones de cara a la inminente negociación, sobre la Mijaíl Gorbachov. que existe un compromiso explícito con las autoridades lituanas.

Economía de mercado

Por otra parte la agencia Interfax, perteneciente a Radio Moscú, anunció anoche que las reformas económicas -ver EL PAÍS del pasado 16 de marzo- entrarán en vigor el 1 de julio próximo.

El centro de la reforma económica es la introducción del sistema de precios de mercado en lugar de los precios subsidiados que rigen actualmente en la URSS, y la libre convertibilidad del rublo, que es una de las condiciones impuestas por los inversores extranjeros para canalizar capitales hacia la Unión Soviética, cuya crisis económica obliga a acelerar los planes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS