Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La condena a muerte de Salman Rushdie sigue vigente un año después

Teherán / Londres

Al cumplirse ayer el primer aniversario de la condena a muerte dictada por el imam Jomeini contra el escritor británico de origen indio Salman Rushdie, autor del libro Versos satánicos, esta amenaza continúa aún vigente.

La condena del escritor fue ratificada recientemente por el nuevo líder espiritual de la República Islámica de Irán, Alí Jamenei, y el presidente del Parlamento iraní, Mahdi Karrubi, declaró ayer que la sentencia de muerte contra Rushdie "ha traído una ola de orgullo y alegría al corazón de los musulmanes". "El Reino Unido y todos los que apoyan a Rushdie tienen que conocer que su astucia y engaño no tendrán efecto, y Rushdie, a pesar de estar protegido, que al final algún musulmán ejecutará la sentencia", añadió Karrubi. La prensa iraní criticaba ayer al escritor y vinculaba su libro a una "conspiración internacional" contra la revolución islámica.

Por otra parte, la primera ministro británica Margaret Thatcher afirmó el pasado martes en la Cámara de los Comunes que la condena iraní del escritor es "totalmente inaceptable". El grupo musulmán británico denominado Sociedad Islámica para la Tolerancia Religiosa propuso ayer para acabar con la controversia producida por la sentencia a muerte de Rushdie que las nuevas ediciones de la novela Versos satánicos lleven un aviso en el que se diga "que es totalmente ficticia y que carece de base histórica".

En Japón, dos personas resultaron heridas ayer en los incidentes ocurridos en Tokio durante la presentación a la Prensa de la versión japonesa de Versos satánicos. Poco antes de iniciarse la rueda de prensa un hombre con aspecto extranjero agredió a una mujer y a un hombre con un destornillador. El agresor, que posiblemente procede del sudeste asiático, fue detenido en el acto por la policía. Rushdie vive en paradero desconocido desde que. fuera condenado a muerte por el el imam Jomeini hace un año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de febrero de 1990