Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israelíes y españoles estudian la convivencia de culturas

El Seminario de las Tres Culturas forma parte de Sefarad 92

Analizar las relaciones entre cristianos, judíos y musulmanes durante la Edad Media en Castilla y León y estudiar su mutua influencia en cuestiones religiosas, artísticas, sociales y de la vida diaria en pueblos y ciudades son los principales objetivos del Seminario Internacional de las Tres Culturas, que se desarrolla desde el lunes en la región castellano-leonesa. Los debates y los análisis de cerca de 20 ponencias, presentadas por profesores españoles e israelíes, han tenido por escenario hasta ahora Valladolid, León y Medina del Campo; hoy se trasladarán a Palencia, para finalizar mañana, viernes, en Salamanca.

El seminario se inscribe dentro de los actos organizados por el Gobierno autónomo, dentro del programa Sefarad 92 enmarcado en la conmemoración del V Centenario del Descubrimiento de América y también de la expulsión de los judíos. Se trata, asimismo, de una continuación, más ambiciosa, de las Jornadas Sefardíes celebradas el pasado mes de noviembre en Medina del Campo. En esta ocasión colaboran las tres universidades civiles de la región (León, Salamanca y Valladolid) así como las diputaciones palentina y leonesa.Para David Israel Salinas Pinto, coordinador de Sefarad 92, judío sefardí y doctor en Historia Moderna, "este tipo de actividades sirven como un excelente punto de encuentro entre culturas y también reclaman que se conceda a Castilla y León la importancia que tuvo como zona de asentamiento de las tres culturas". El consejero de Cultura del Gobierno autónomo, Javier León, también pide este reconocimiento, aunque "ello no quiere decir que no estemos de acuerdo en que Toledo sea el centro de las actividades". "Castilla y León", añadió, "fue uno de los lugares de mayor asentamiento de judíos en España; hoy, los descendientes de aquellos judíos expulsados aún conservan la lengua, las costumbres y el folclore de nuestra tierra". Para Julio Valdeón, catedrático de Historia Medieval de la universidad de Valladolid, el Seminario Internacional permitirá profundizar en "un fenómeno tan significativo y llamativo como fue el que Castilla y León se convirtiese durante la Edad Media en territorio preferencial donde se ejercitó la tolerancia, la convivencia y el intercambio de experiencias entre las tres culturas".

La expulsión

"Hubo también", agrega, "un lado negro, como fue la expulsión de los judíos, pero ninguno de los sefardíes ha olvidado sus raíces, y de ahí que ahora, 500 años después, tengamos la ocasión de saldar, aunque sea mínimamente, ese lado negro, la expulsión de 1492". Dan Tichon, vicepresidente del Parlamento de Israel, no sólo está de acuerdo con estas apreciaciones, que se han erigido en hilo conductor del certamen, sino que considera que el seminario "puede ayudar a hacer mejores y más fluidas las relaciones actuales entre los Gobiernos de España y de Israel".Las ponencias presentadas abarcan numerosas ramas, desde la influencia mutua de la arquitectura judía y cristiana hasta el asentamiento de los árabes en la Meseta norte en el período emiral y califal. Otros textos se refieren a Noticias sobre los judíos en la Edad Media, según fuentes latinas, expuesta por Eitan Burstein, profesor de la universidad de Tel Aviv; Consideraciones sobre debate entre un cristiano y un judío, defendida por Nicasio Salvador, catedrático de la Complutense, o El encuentro judeocristiano en la Edad Media, de Abraham Grosman, de la universidad de Jerusalén.

La literatura está presente también en el programa con ponencias. El profesor Jacob Hassan, investigador del Instituto Arias Montano, hablará el viernes sobre Judaísmo en tres poemas medievales castellanos; Fernando Díaz Esteban, catedrático de la Complutense, lo hará sobre Aportación literaria judía a la literatura castellana, y Menahem Ben Sasson, historiador de Jerusalén, en torno a Aportaciones documentales para el estudio de Maimónides y su hijo.

El dinero

No faltan tampoco referencias que superan los límites territoriales de Castilla y León, como ocurre con Las relaciones hispano-musulmanas en Filipinas (1565-1640), expuesta por Isacio Rodríguez, teólogo vallisoletano, y Actuaciones de inquisición cripto-judaísmo en América en el siglo XVII, presentada por la argentina Matilde Gini de Barnatan, profesora de la universidad Enrique Tierno Galván, de Pinoso (Alicante), y directora de las emisiones en sefardí de Radio Exterior de España.Interés especial ha despertado otra ponencia relacionada con algo con lo que siempre suele relacionarse a los judíos: el dinero. Se trata de Los judíos y la Hacienda Real bajo el reinado de los Reyes Católicos, que presenta Carlos Álvarez, director del Archivo Histórico de Soria.

El profesor de Filosofía Modesto Santos habla hoy en Palencia de otro tema atractivo: La influencia del secretario de Felipe II, Antonio Pérez, en Baruch Espinoza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de febrero de 1990