Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González dice que la demanda de autodeterminación le hace desconfiar profundamente de sus autores

MIGUEL GONZÁLEZ, El presidente del Gobierno, Felipe González, advirtió ayer que las propuestas a favor de la autodeterminación presentadas por los partidos nacionalistas en el Parlamento vasco le han generado una profunda desconfianza hacia sus autores que llevará mucho tiempo superar. En una charla informal con periodistas al término de la celebración de la Pascua Militar, Felipe González dijo que a partir de ahora lo pensará dos veces antes de dar un paso, por milimétrico que sea, dirigido a la descentralización del Estado, ya que deberá pensar no sólo en la letra de las normas, sino en las intenciones de quienes las reclaman.

Visiblemente preocupado por la dinámica que se ha abierto en el País Vasco, y en menor medida en Cataluña, el presidente del Gobierno aseguró que duda incluso si mantener las instrucciones que dio hace un mes al ministro para las Administraciones Públicas, Joaquín Almunia, para que explore con las comunidades autónomas afectadas la posibilidad de llegar a un acuerdo en torno a la retirada de un centenar de recursos interpuestos ante el Tribunal Constitucional.Tal como hizo en el Congreso, reiteró que será absolutamente inflexible en su negativa a aceptar las demandas de autodeterminación, y avanzó un paso más, recordando que tiene en su mano la llave para evitar que salgan adelante estas propuestas: la mayoría de tres quintos del Parlamento que requiere toda reforma constitucional. Aun cuando el PSOE pase a la oposición y mientras tenga al menos dos quintos de la Cámara -lo que en su opinión ocurrirá durante mucho tiempo- seguirá impidiendo que prosperen unas iniciativas a las que calificó de disparatadas.

Esas son las medidas que González adoptaría por las buenas para bloquear las demandas de autodeterminación, ya que por las malas estaría dispuesto incluso a utilizar algunos de los mecanismos excepcionales previstos en el título octavo de la Carta Magna. El artículo 155 de la Constitución faculta al Gobierno a tomar las medidas necesarias para forzar a las comunidades autónomas al cumplimiento de sus obligaciones legales y al abandono de toda actuación que "atente gravemente contra el interés general de España".

PNV-EE y EA

González reconoció que existen diferencias cualitativas entre las proposiciones que sobre la autodeterminación han presentado en el Parlamento vasco el Partido Nacionalista Vasco y Euskadiko Ezkerra, de un lado, y Eusko Alkartasuna, de otro, ya que en la, primera parece adivinarse que su límite es el mantenimiento de la integridad territorial del Estado, Sin embargo, consideró sumamente inquietante que se juege con el término autodeterminación sobre todo porque no se dice cuál es el significado que se le da a ese concepto.En su opinión, los partidos que reclaman la autodeterminación deben decir si se refieren al término acuñado por las Naciones Unidas en los procesos de descolonización y si su objetivo es llegar a la creación de un nuevo Estado, ya que la actitud de los ciudadanos podría ser distinta en un caso u otro.

El presidente no quiso pronunciarse sobre las consecuencias que la propuesta nacionalista pueda tener sobre el Gobierno de coalición que mantienen el PSOE y el PNV en el País Vasco, pero admitió que sería una locura desestabilizarlo, ya que ha funcionado bien hasta ahora.

Con toda contundencia defendió que el depositario del derecho de autodeterminación es el pueblo español, y rechazó las teorías de pretenden articular la unidad de los distintos pueblos de España en torno a la figura del Rey. A quienes ponen como ejemplo el Imperio austrohúngaro, ironizó, habría que preguntarles cómo terminó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de enero de 1990

Más información

  • El Gobierno utilizaría mecanismos excepcionales para bloquear las iniciativas nacionalistas