Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CAÍDA DEL 'CONDUCATOR'

EE UU ofrece ayuda a Bucarest si camina hacia una "genuina reforma democrática"

CARLOS MENDO Estados Unidos ha reaccionado a los sucesos de Rumania con una promesa de ayuda a Bucarest, siempre que este país avance "por la senda de una genuina reforma democrática", según declaró el portavoz de la Casa Blanca, Marlin Fitzwater. Sin embargo, Washington mantenía ayer silencio sobre las dramáticas noticias procedentes de Rumanía según las cuales tropas leales a Nicolae Ceaucescu estaban intentanto un contragolpe.

Fitzwater acogió el viernes con satisfacción las noticias sobre la caída del dictador rumano, mientras que el presidente George Bush, en una breve conversación con los periodistas momentos antes de iniciar sus vacaciones navideñas en Camp David, calificó los acontecimientos de "sucesos dramáticos" que está siguiendo muy de cerca.

Fitzwater fue más explícito. "Hoy, 22 de diciembre, parece que el terrible peso de un gobierno dictatorial ha sido levantado en Rumania", dijo. "Estados Unidos está dispuesto, como siempre lo ha estado, a mejorar sus relaciones y a ayudar a Rumania, si este país avanza por la senda de una genuina reforma democrática", añadió. Por su parte, el portavoz del' Departamento de Estado, Richard Bocuher, tuvo frases de elogio para el pueblo rumano, que, dijo, "ha ganado esta victoria frente a terribles dificultades y a pesar de una represión sangrienta".

Sin embargo, la impresión entre los expertos en cuestiones rumanas sobre la posibilidad de una rápida democratización del país era pesimista. El profesor la Universidad de Stanford, Milhae Botez, un emigrado rumano, definió al líder del Frente de Salvación Nacional Corneliu Manescu, como "un líder interino". "El verdadero líder tiene todavía que surgir y será muy diferente de Manescu", dijo.

[Por otra parte, miles de manifestantes se reunieron ayer frente a la embajada de Rumanía en Budapest, para expresar su repulsa contra el depuesto régimen de Ceaucescu, informa Efe desde esa capital húngara].

Otra concentración de solidaridad con la revuelta rumana se desarrolló ayer en Varsovia, informa desde la capital polaca Piotr Adaniski. "Todo el personal de la Embajada rumana en Varsovia apoya al Frente de Salvación Nacional", dijo a unos 1.000 manifestantes reunidos ante la sede diplomática rumana el jefe parlamentario de Solidaridad, Bronislaw Jeremek, tras haberse reunido con el embajador rumano en esta ciudad.

Sobre el edificio de la Embajada ondeaba la bandera de los insurrectos, con el lazo negro en señal de luto por los caídos. En respuesta a los gritos de los manifestantes un funcionario rumano quitó del muro la placa con la inscripción "República Socialista de Rumanía".

[En París, 11 intelectuales franceses, entre ellos los escritores de origen rumano Eugene lonesco y Cioran, pidieron ayer a los "estados democráticos y a la comunidad internacional que acudan en ayuda del pueblo rumano, informa France Pressel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de diciembre de 1989