Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide cinco años de cárcel para un cura de Barcelona por corrupción de menores

El Fiscal ha solicitado cinco años de prisión para el sacerdote Jordi Ignasi Sanabre, párroco de Polinyà, localidad próxima a Barcelona, por un delito de corrupción de menores supuestamente cometido al mantener relaciones sexuales continuadas con un muchacho de 13 años que hacía de monaguillo en la iglesia.

El cura, de 52 años, fue detenido en junio de 1988 después de que los padres del chico, P. B. S., presentaran una denuncia ante la Guardia Civil. El adolescente acabó contando a sus padres los contactos sexuales que mantuvo con el párroco desde 1987 a mayo de 1988 por la angustia que le invadió al pensar que podría estar afectado por el SIDA.

El fiscal sostiene que Jordi Ignasi Sanabre, con ánimo libidinoso tendente a la depravación del menor, logró que el muchacho le penetrara 20 veces.

La petición del fiscal señala que en otras ocasiones el párroco mantuvo relaciones homosexuales con el menor en las que no hubo penetración, "sólo masturbaciones mutuas".

El sacerdote admitió en un principio haber mantenido relaciones sexuales con el menor, contactos que solían tener lugar en alguna dependencia de la propia iglesia del pueblo los domingos por la mañana, antes de la misa. No obstante, el cura cambió su versión y ante el juez rectificó y dijo que las relaciones no fueron "sexuales", sino "sensacionales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de diciembre de 1989