ÉXODO Y AGITACIÓN EN LA R.D.A

Alerta policial para evitar el 'asalto' de los convoyes de refugiados a su paso por la RDA

Agencias
Praga / Berlín Este / Hof - 04 oct 1989 - 23:00 UTC

El Gobierno del la República Democrática Alemana (RDA) ha desplegado sus fuerzas policiales a lo largo de sus líneas ferroviarias para impedir que miles de jóvenes alemanes orientales se suban a los trenes de la libertad -que empezaron a salir ayer de Praga- a su paso por su territorio, en huida masiva hacia Alemania Occidental, según informaron viajeros procedentes de la RDA. en la frontera bávara.

La RDA, por otra parte, consiguió anoche resolver el problema que planteaba la ocupación, por parte de 18 de sus ciudadanos, de la embajada de Estados Unidos en Berlín Este. Los 18 -10 adultos y 8 niños- abandonaron la sede diplomática tras recibir seguridades de que sus peticiones de salida serán tramitadas favorablemente. La sede, un elegante edificio (de cinco pisos, fue rodeada por más de 100 agentes de seguridad -para impedir nuevos ingresos de refugiados.Entretanto, en las estaciones por las que debían pasar los convoyes salidos (le Praga con destino a la RFA, fueron vistos miles de jóvenes ala espera de abordar los trenes.

Desaparecieron de la vista cuando advirtieron, ayer por la mañana, que las patrullas de la policía empezaban a recorrer las vías. En la ciudad alerpana oriental de Dresden, fuentes eclesiásticas informaron que la policía había cerrado el martes la esta ción ferroviaria después de quemás de 3.000 personas hubieran intentado abordar los trenes con destino a Praga o a Occidente y bloquearan las vías. "La policía formó una cadena y desalojó al público", dijo una fuente.

Rosemarie Peiske, ciudadana alemana oriental con visado legal para abandonar el país, dijo que vio masas de gente, la mayoría de ellos jóvenes con sacos de dormir y bolsas de viaje, en la estación de Plauen, a 35 kilómetros de la frontera con Alemania Occidental, antes de subir a su tren en Hof.

Demora en la salida

El primero de los trenes que, a intervalos de una hora, salieron ayer de Praga comenzó su marcha a las 18.30 horas, 24 horas después de lo anunciado por las autoridades de Alemania Democrática. El anuncio oficial de la partida fue hecho en Praga por diplomáticos de la RFA a través de megáfonos. Un portavoz del Gobierno checoslovaco dijo queestá prevista la salida de unos 10 trenes, con un total de 6.000 refugiados. Las autoridades de la RFA, en cambio, hablaron de unos 15 convoyes, mientras que la agencia oficial de noticias de Berlín Este, ADN, informó que el número de refugiados de su país en Checoslovaquia que pueden trasladarse a Alemania Occidental se calcula en 11.000. En el comunicado difundido se vuelve a hablar de "expulsiones" y se destaca que éstas se han producido a través de un acuerdo entre los Gobiernos de la RDA y de Praga.

Cada convoy tendrá que esperar en el punto fronterizo de Hof (Baviera) entre media y una hora hasta que los refugiados sean trasladados a sus diversos destinos dentro del país. El primer convoy del éxodo debía llegar antes de la medianoche de ayer a Hof, pero su arribo fue pospuesto hasta cerca de las dos de la madrugada. "Adivinen por qué", dijo el secretario de Estado del Interior de la RFA, Hors Waffenschmidt, refiriéndose a los intentos de abordaje de los trenes por parte de ciudadanos de la RDA en territorio de ese país y a los esfuerzos policiales por limpiar la ruta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de octubre de 1989.

Lo más visto en...

Top 50