Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CE mantiene las ventas de aceite de oliva para frenar su encarecimiento

La Comunidad Económica Europea ha decidido mantener durante el presente mes de junio la política de ventas de aceite de oliva almacenado. Con esta decisión se pretende sobre todo reducir la cotización de este producto en el mercado interior español.

Las actuaciones realizadas en los últimos meses solamente han conseguido obtener unos efectos moderados sobre los precios con una reducción por litro de unas ocho pesetas aproximadamente.

En la campaña del anterior ejercicio, la producción de aceite de oliva en España ascendió, según las cifras oficiales suministradas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, a unas 370.000 toneladas frente a las 700.000 toneladas que se recogieron en la cosecha del año 1987.

Esta reducción en la oferta hizo que los precios iniciasen una escalada desde los últimos meses de 1988, mientras algunos operadores importantes de la CE que ya actúan en España, como Frahuil, realizasen importantes compras tanto en España como en Grecia.

Al alza

La empresa pública española Merco fué igualmente protagonista en un mercado en el que primaron las operaciones al alza para pagar a finales de año a precios muy superiores a los fijados por la intervención.

Las existencias de aceite al inicio de campaña en el seno de la Comunidad Económica Europea ascendían a unas 245.000 toneladas. En los últimos seis meses se han puesto a la venta 105.000 toneladas y las compras en firme ascendieron a unas 70.000 toneladas. Esta política de ventas supuso una reducción de los precios de unas ocho pesetas por litro, pasando de 263 a unas 254 pesetas para el tipo de aceite lampante de un grado frente a un precio de intervención de 226,50 pesetas.

Para este mes de junio está prevista la venta de 30.000 toneladas de aceite en dos licitaciones, de 15.000 toneladas cada una.

En 1988, con una cosecha excedentaria y unos precios por debajo de los niveles de intervención, el consumo de aceite de oliva creció hasta 420.000 toneladas. Este año, los precios al alza han supuesto una caída en la demanda hasta situarse, según medios industriales, en unas 380.000 toneladas.

En esta cifra estarían incluídas las cifras de autoconsumo que se estiman en unas 50.000 toneladas. Los precios de origen se mantienen aproximadamente un 10% por encima de los niveles de intervención. Este nivel de precios era el que había previsto la Administración española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de junio de 1989