Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS CHINA

Shangai, con brazalete negro

, Más de 60.000 manifestantes, la mayoría con brazaletes negros, marcharon ayer sobre la céntrica Plaza del Pueblo de Shanghai en un homenaje a las víctimas de la represión del pasado domingo en la plaza de Tiananmen de Pekín. "Todos los estudiantes de Shanghai estamos aquí", dijo un dirigente de un sindicato independiente en la manifestación.

La marcha transcurrió pacíficamente, bajo el clima de tensión creado por unas declaraciones formuladas la víspera por Zhu Rongjis, el alcalde de Shanghai, quien exigió el fin de los disturbios que han paralizado durante toda la semana la mayor ciudad de China, que tiene 12 millones de habitantes. En su mensaje, Zhu había amenazado con la cárceltodo el o ue Interfiriera en el sistema de transportes de las su pertransitadas calles de la ciudad.Estudiantes y trabajadores habían bloqueado las calle con barricadas y una huelga de transportes, con lo que habían puesto en peligro de hundimiento la economía de la ciudad. Zhu dijo que había recibido numerosas presiones para lanzar a los soldados a reprimir y restaurar el orden, a lo cual él se había negado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de junio de 1989