Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alfonsín ofrece compartir el Gobierno en los siete meses del traspaso del poder

El presidente de Argentina, el radical Raúl Alfonsín, ofreció la coparticipación al equipo de gobierno que resulte elegido en los comicios presidenciales del próximo 14 de mayo para el período de transición de siete meses, hasta la entrega del poder, en diciembre. En un mensaje al país difundido la noche del pasado viernes (madrugada de ayer en España), Alfonsín reconoció que Argentina es "un país hipotecado por su deuda externa y con un Estado exhausto que no podrá resolver mágicamente los problemas de su economía".

Las variables de la economía andan desbocadas, y se agita en Argentina el fantasma de un caracazo (rebelión popular como la que estalló recientemente en Caracas) ante la enloquecida carrera de los precios). El viernes, la cotización del dólar pareció aplacarse a primeras horas de la mañana, pero al cierre había trepado de nuevo por encima de los 70 australes, una marca histórica.Más grave aún es la carrera de las tasas de interés por los depósitos en australes, la moneda del país. Para que los grandes inversores no retiren sus depósitos y se pasen al área del dólar, los bancos ofrecieron tasas de interés que llegaron hasta la increíble cifra del 70% mensual. En los supermercados los precios son continuamente remarcados, lo que hace prever que la inflación en el mes de abril puede rondar el 35%. Éste es el panorama de Argentina cuando faltan tres semanas para las elecciones presidenciales.

Quizá un discurso de Alfonsín dirigido a un grupo de deportistas sea más revelador sobre la situación del Gobierno argentino que el mensaje dirigido a la nación. El mismo viernes dijo el presidente argentino a los deportistas que la situación del Gobierno es como la del atleta que "ve cómo la meta pareciera alejarse en la recta final", aunque aseguró: "Tenemos fuerza y vamos a llegar".

Tratar de que las condiciones de llegada a la meta sean lo menos catastróficas posible para Argentina parece el objetivo del mensaje, fuera de programa, de Alfonsín. Los resultados del 14 de mayo pueden abrir una crisis institucional en Argentina, si ningún candidato obtiene la mayoría de 301 electores necesarios para designar nuevo presidente en el colegio electoral. La transición de siete meses se presentaría en ese caso preñada de amenazas.

La sombra de Seineldín

A través de un reportaje publicado en portada por la revista Somos, portavoces del coronel ultraderechista Mohamed Alí Seineldín han dejado traslucir que el candidato peronista Carlos Menem es la "última alternativa para evitar la guerra civil" y la amenaza de que "si el pacto es traicionado, sólo queda elegir el día y la hora para actuar". Se refieren los seineldinistas a un presunto pacto cerrado tras la asonada militar del pasado diciembre.El centro del mensaje de Alfonsín ha sido ofrecer a los candidatos presidenciales una especie de pacto de gobernabilidad para la transición. Dijo Alfonsín que "el período que va de aquí al 10 de diciembre, fecha de la transmisión de poderes, es muy largo. Y no está claro cómo se dirigirá, a lo largo de estos siete meses, una economía que no tolera dilaciones ni ambigüedades". Advirtió Alfonsín que "es necesario que se garantice la defensa del crédito del Estado, y para ello hay que aventar toda duda respecto al cumplimiento de los compromisos de la deuda pública interna en australes y en moneda extranjera". Añadió asimismo que también "es necesario un compromiso para adoptar medidas rápidas de carácter legislativo en el campo de las finanzas públicas".

Y agregó: "Convocaré al futuro presidente de la nación a que, hasta el 10 de diciembre, él y sus colaboradores coparticipen en la toma de decisiones fundamentales vinculadas a la deuda externa". Concluyó el presidente Alfonsín que "no habrá confrontación, ni tensión, ni postergación de medidas necesarias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de abril de 1989

Más información

  • El presidente argentino busca un pacto con los ganadores de las futuras elecciones