Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:EL FUTURO DE LA 'PERESTROIKA'

El peso de los militares

Pregunta. Hay una cierta opinión muy generalizada en el mundo occidental según la cual el Ministerio de Defensa soviético tiene cierta influencia sobre su diplomacia. En el pasado reciente, los generales soviéticos parecen haber tenido más peso que los diplomáticos.Respuesta. No existe ningún problema de generales tal y como usted acaba de formular. Los militares juegan un cierto papel en la formación de la política exterior y es normal, puesto que el objetivo de ésta consiste en asegurar la seguridad del país. Estamos actualmente renovando nuestras instituciones para fundamentar nuestro sistema político en un procedimiento democrático riguroso. Tras la elección del nuevo Soviet Supremo daré cuenta regularmente a los diputados y responderé a sus preguntas para que mi actuación sea perfectamente transparente. En el pasado, cuando las decisiones importantes se tomaban a veces a puerta cerrada por un grupo restringido de personas, incluso dentro de la dirección del partido, es posible que se hayan aceptado recomendaciones de especialistas, incluidos los generales. Esto no resultaba de su influencia global y permanente, sino de una falta de vigilancia constitucional adecuada. De todas formas, la situación hoy ha cambiado.

P. Cuando habla de "Europa, nuestra casa común" ¿no apunta usted hacia una remodelación de Europa para adaptarla mejor al gusto particular de la Unión Soviética?

R. En absoluto. Me gustaría poner de manifiesto que, en primer lugar, no tenemos ni podemos tener un plan definitivo de esta construcción europea. Sólo será posible si trabajamos juntes, suprimiendo las barreras que nos separan, alcanzando un nivel mucho más eficaz de interacción científica, cultural e informática, inclinándonos más hacia los problemas humanitarios. Nuestra preocupación por los derechos del hombre no nos viene impuesta, por el exterior, sino que está en el centro de nuestra lucha revolucionaria por un Estado de derecho socialista, por la renovación democrática de, nuestra sociedad.

'Nuevo pensamiento'

P. Aunque la imagen de la URSS haya cambiado gracias a la perestroika, todavía existen recelos en importantes sectores de la opinión occidental. Algunos piensan, por ejemplo, que ustedes pretenden un desacoplamiento entre Europa Occidental y Estados Unidos.

R. Dicho objetivo estaría en total contradicción con nuestro nuevo pensamiento. ¿De qué nos serviría un tal desacoplamiento? ¿En qué mejoraría nuestra posición con relación a Estados Unidos o a Europa con vistas a negociar la eliminación de las armas ofensivas y el fortalecimiento de la seguridad y de la estabilidad en el mundo? Desafío a cualquiera, incluso con el mejor ordenador del mundo, a que encuentre una respuesta racional. En todo e aso, en mi Ministerio nadie hace indagaciones sobre un problema tan absurdo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de octubre de 1988