'Montruos' del rock' convoca en Madrid a los mejores grupos de música 'heavy' del mundo

España se integra en el circuito internacional de grandes espectáculos musicales

El festival de heavy-rock más importante del momento, denominado Monsters of rock, incluye a España dentro de su larga gira mundial, cerrando así un verano repleto de importantes recitales multitudinarios. Nuestro país se ha confirmado esta temporada como uno de los más sólidos dentro del circuito mundial de espectáculos rock, tras el paso por sus escenarios de nombres como Sting, Michael Jackson, Bruce Springsteen, Pink Floyd o la gira de Amnistía Internacional. Los grupos que componen el programa de Monsters of rock -Iron Maiden, Metallica, Helloween, Anthrax y Manzano- actuarán mañana, domingo, en Madrid, y el próximo jueves, día 22, en Barcelona, con especiales medidas de seguridad.

Más información

Las estructuras del rock español de han consolidado durante este año, gracias a un amplio programa de actuaciones internacionales. Este tipo de recitales multitudinarios se han convertido en algo habitual, gracias a la cálida respuesta del público y al trabajo de los promotores privados, con el apoyo de las instituciones.El éxito del espectáculo celebrado el pasado 10 de septiembre en el Camp Nou de Barcelona, con motivo de la conmemoración del 40º aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos, fue la confirmación del nivel alcanzado. Pink Floyd, Bruce Springsteen, Sting, Joe Cocker o Michael Jackson incluyeron también ciudades españolas en sus últimas giras europeas, siendo Prince la ausencia más notable.

El espectáculo Monsters of rock y el grupo Deep Purple, serán los encargados de cerrar un verano intenso, en el que las pequeñas salas y los artistas minoritarlios han interrumpido su actividad en espera, de la temporada invernal.

Macrofestival

Monstruos del rock es el nombre de un macrofestival de más de seis horas de duración, representativo del estilo más duro dentro del rock actual. Actuarán mañana en Madrid (auditorio de la Casa de Campo) y el próximo jueves, día 12, en Barcelona (plaza de toros Monumental). El cartel estará formado por los grupos Iron Maiden, Metallica, Helloween, Anthrax y los españoles Manzano. Con ellos estará en escena buena parte del heavy-metal más significativo del momento, desde el ortodoxo sonido de Iron Maiden al speed y trash-metal de formaciones más jóvenes y con más proyección de futuro.Este mismo espectáculo se presentó en Donington (Reino Unido) el pasado 20 de agosto, con una asistencia de 80.000 espectadores y graves altercados junto al escenario, que produjeron el trágico balance de dos muertos por aplastamiento. Todo el gran montaje que acompaña a recitales de estas características, con 250.000 watios de sonido y 600.000 de luz, será completado en Madrid con un importante despliegue de seguridad dentro y fuera de los recintos.

A los problemas que inevitablemente afectan a todo macrorrecital, se añadirán mañana los derivados del deficiente vallado del Rockódromo de la Casa de Campo, la larga duración del espectáculo y sus tristes antecedentes en otros países. El público heavy encaja dentro de los planteamientos más radicales del rock, y expresa su aspecto más violento producto de una marginación tanto social como musical.

La promotora Gay and Co., organizadora de estos dos conciertos, trabajan con la empresa Viper, encargada de todo lo relacionado con el trato con el público durante la celebración de los mismos. Ricardo Santos, director de Viper, declaró a este periódico que no son una empresa de seguridad: "No podemos utilizar estos términos para definir nuestra labor. Se nos considera auxiliares técnicos de espectáculos. Nuestra misión es controlar el buen desarrollo del concierto en lo que a público se refiere, desde las taquillas a la parte posterior del escenario. En Madrid vamos a ser un equipo formado por 200 personas. Algunos son seleccionados en gimnasios y escuelas de karate y otros son médicos, ingenieros o abogados. Prefiero que tengan los músculos en el cerebro".

En el Rockodromo madrileño se prevé una asistencia de 30.000 personas, que pagarán 2.000 pesetas por cada entrada. "En las puertas que dan al lago" afirma Ricardo Santos "estarán 60 personas. Diez de ellas se encargarán de cachear a la gente en busca de botellas, navajas u objetos contundentes. En el acceso del paseo de Extremadura estarán 38 vigilantes, a los que debemos añadir otros 30 delante del escenario, 20 detrás y 10 en la zona de Prensa y vip. Media docena de vigilantes jurados con sus respectivos perros vigilarán las zonas peor iluminadas o más conflictivas. Por la duración del concierto nos vemos obligados a realizar varios turnos, para que la gente esté siempre descansada".

Una de las quejas habituales entre los asistentes a los últimos espectáculos celebrados en el auditorio de la Casa de Campo es la falta de seguridad fuera del recinto, siendo habituales los atracos y robos en automóviles. En el exterior del Rockódrorno será la Policía Nacional quien se encargue del orden público, mientras la Municipal atierida los problemas de tráfico. Ninguno de ellos tomará medidas especiales, enfocando este recital como uno más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de septiembre de 1988.