Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El banderillero El Campeño fallece tras nueve días en coma

Antonio González, que sufrió una cogida en Madrid, era portador de anticuerpos del SIDA

El banderillero Antonio González Gordón, El Campeño, falleció ayer en Madrid a consecuencia de una cornada muy grave que sufrió en el cuello el pasado día 22 en la plaza de Las Ventas de Madrid, y tras permanecer sus últimos nueve días en estado de coma. Tenía 45 años; deja esposa y dos hijos. Para poder torear este verano en la cuadrilla de Joselito se disponía a pedir permiso sin sueldo en su trabajo como chófer de la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid. En los exámenes para un eventual trasplante de algunos de sus órganos (a lo que había accedido la familia) dio positiva la presencia de anticuerpos del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

MÁS INFORMACIÓN

El parte médico facilitado ayer dice: "Don Antonio González Gordón, ingresado en la unidad de reanimación del hospital Primero de Octubre, ha sufrido a las 9.45 de hoy un paro cardiaco irreversible, cesando totalmente sus funciones vitales".En relación con el hallazgo de anticuerpos del SIDA en la sangre del fallecido, se ha citado para el viernes, en el hospital Primero de Octubre, a las 11 de la mañana, a las personas que tuvieron contacto con él, con el fin, si lo creen necesario, de proceder a un examen de su sangre. El doctor García Padrós, que le operó en la enfermería y metió la mano en la herida para unir los trozos de arteria y evitar que se desangrase, manifestó que se ha creado un alarmismo infundado. "El ser portador no significa padecer la enfermedad. El viernes informaremos a los que estuvieron en contacto con el banderillero y haremos la prueba a los que quieran. Tres meses después la repetiremos, para mayor tranquilidad; pero es prácticamente seguro que no va a suceder nada, pues la mujer de El Campeño ya se ha sometido y el resultado ha sido negativo".

García Padrós aseguró que él no se, va a hacer la prueba, "porque no lo considero necesario". Sin embargo, el monosabio que llevó al banderillero a la enfermería afirmó ayer que él sí se la haría. Expertos en la enfermedad aseguran que cabe la posibilidad -aunque de momento no haya sido comprobado- de que la presencia de anticuerpos se deba a las importantes transfusiones de sangre recibidas por el banderillero estos últimos días. García Padrós dijo que es imposible que fuera en las transfusiones hechas en la enfermería: "Procedía de un lugar absolutamente fiable, el Instituto de Hematología".

Protesta del comité

Por otra parte, el presidente del comité ciudadano anti-SIDA Héctor Anabitarte, hizo pública su protesta porque hayan trascendido datos sobre el SIDA en un caso concreto, con lo que se viola en su opinión el derecho a la privacidad.

Antonio González Gordón El Campeño, nació en Camporreal (Madrid) el 17 de abril de 1945, y trabajaba como conductor en la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid Tras entrar en la antigua Diputación Provincial de Madrid en diciembre de 1969, pasó por distintos servicios como chófer.

Su sueldo actual era de 109.000 pesetas brutas al mes Había comentado a sus compañeros, que lo calificaban como un hombre jovial, abierto y bromista, que iba a solicitar un permiso sin sueldo a partir de junio para torear en la cuadrilla del diestro Joselito, que le había contratado esta temporada como tercer subalterno. El sueldo medio de este cargo en una cuadrilla, aunque varía según las plazas, ronda las 58.000 pesetas por corrida, de las que quedan libres 45.000.

Aunque era poco conocido entre los aficionados, sí lo era en los ambientes de toreros, con muchos de los cuales toreó como peón. El Campeño intentó ser novillero y llegó a torear varios festejos con caballos, compartiendo cartel en bastantes ocasiones con Enrique Martín Arranz, apoderado de Joselito.

Al abandonar su familia el pueblo de Camporreal, en los primeros años sesenta, surgieron sus inclinaciones taurinas, que no tenían precedentes en su familia. Su madre, de 67 años; su mujer, María Pilar Sánchez -que fue a verle a Las Ventas la tarde en que sufrió la cogida en elcuello-, con la que se casó en 1977, y sus dos hijos, Pilar, de cuatro años, y Antonio, de cinco, eran su familia más próxima.

Antonio González figuró en la cuadrilla de varios toreros, la mayoría de condición modesta, aunque nunca como fijo. Entre otros, Raúl Sánchez, Joaquín Berriadó, Lázaro Carmona, Ortega Cano cuando no era figura, Juan Mora y su hermano y el novillero Carlos Mora, con el que actuó numerosas tardes en 1986. El matador de toros extremeño Juan Mora, con quien actuó varias veces, recordó ayer las cualidades humanas de El Campeño.

El entierro tendrá lugar hoy, a las 14.00 horas. La comitiva partirá a esa hora del Instituto Anatómico Forense de Madrid hacia el cementerio de Camporreal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de junio de 1988