Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Froidomarxismo'

R. T., A lo largo de toda la fructífera vida de Rafael Alberti el sexo ha impregnado en numerosas ocasiones su obra literaria y pictórica.

En esta ocasión su Golfo de sombras está integramente dedicado a la recreación poética en torno al sexo femenino. Cuando se le pregunta sobre este aspecto, contesta: ¡Qué te voy a decir del sexo!". A sus 85 años, Alberti afirma que el sexo es la vida: "Si no existe, estás muerto; es fundamental en todo, y más aún para un poeta, porque en el sexo está toda la imaginación y el movimiento del mundo".

Habla del sexo sin picardía ni morbosidad, con una transparencia casi angelical, y rebusca en su memoria: "Había hace años una especie de movimiento que llamábamos froidomarxismo, en el que se recogía la teoría de que el marxismo -como sinónimo del mundo de la economía- junto con el sexo movían el mundo. Era un tendencia que los rusos no consideraban ortodoxa, pero se puede pensar que detrás del sexo están muchas cosas que ocurren en nuestro planeta".

Para Alberti el sexo es un revulsivo de la imaginación y ha tenido una importancia especialmente relevante a lo largo de la historia de la humanidad y a lo largo de su propia vida: "Aunque no soy una persona caprichosa ni voluble y me suelen durar las cosas en este terreno, mi vida se centra mucho en eso, y en mí poesía me han sido sugeridas muchas cosas por el amor, que para mí es sinónimo de sexo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 1988