Los padres de un bebé denuncian que su hijo se muere por haberle inyectado un fármaco para adultos

Rafael Parra y su esposa Josefa Ledesma, ambos mínusválidos, presentaron ayer en la comisaría de policía de Almería denuncia contra el servicio de pediatría de la residencia sanitaria de Torrecárdenas, dependiente de la Junta de Andalucía, por presunta negligencia en el tratamiento médico a su hijo de cuatro meses, Rubén Parra Ledesma. Según los padres, el niño está muriéndose por haberle inyectado un medicamento para adultos, demasiado fuerte para su edad.El bebé fue asistido en el centro médico el pasado sábado, la parecer de una crisis bronco-pulmonar. "El médico nos ha dicho que se nos muere y que nos vayamos preparando, puesto que la única salvación posible es un milagro", afirmó el padre, momentos después de presentar la denuncia. El matrimonio tiene otro hijo de cuatro años y tras el nacimiento de Rubén, dado el estado físico de la mujer trataban de someterse a cualquier tipo de esterilización.

Según el padre la presunta negligencia del pediatra consiste en que recetó un medicamento llamado Eufalina, que no se debería haber inyectado a un niño con tan poca edad, por tratarse de un medicamento muy fuerte.

El director del hospital de Torrecárdenas, José Bañón, estuvo toda la tarde de ayer ilocalizable y en su despacho remitieron al periodista a la mañana de hoy. Herminio Simón, delegado provincial de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía en Almería, desconocía el hecho a las seis de la tarde de ayer y se limitó a explicar que el servicio de pediatría es de los conceptuados como de mejor calidad.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS