Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Profesionales del cine piden que las subvenciones no superen los 30 millones

Las centrales sindicales, preocupadas por el paro en la profesión

Un amplio sector de profesionales del mundo del cine, encabezado por las centrales sindicales, participa estos días en la elaboración de un documento en el que rechazan el sistema actual de reparto de subvenciones y propone, entre otras cosas, que ninguna película tenga una ayuda superior a los 30 millones de pesetas. los redactores del texto, que afirman que la producción cinematográfica agoniza, están convencidos de que su propuesta serviría para revitalizar la industria.

La iniciativa de redactar este documento partió hace un mes de UGT, CC OO y TACE, la asociación que agrupa a los técnicos de imagen y sonido de cine. Los convocantes partían del convencimiento de que la situación de la industria cinematográfica se encuentra próxima a su muerte, ya que el número de películas que se realizan desciende año tras año (de unos 200 títulos rodados hace cinco años se ha llegado a los aproximadamente 40 que se filmarán en 1988) y de que los equipos de actores y técnicos están reducidos a una lista de pocos nombres. El peligro de esta situación, según los convocantes, está en el paro que vive la profesión cinematográfica. Ni Fernando Méndez Leite, director general del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales (ICAA), ni Ángeles Gutiérrez, subdirectora del ICAA, han querido hacer declaraciones sobre este tema.La base de la propuesta redactada por los representantes sindicales -el texto se pasará a la firma de toda la profesión antes de ser entregado al ministro de Cultura- consiste en que todo proyecto que haya sido seleccionado por la Subcomisión de Valoración Técnica (el organismo encargado de estudiar si una película merece ser subvencionada) perciba una subvención igual y única de 30 millones de pesetas en lugar de lo que ocurre actualmente, que una película puede lograr hasta el 40% de su presupuesto total.

Películas especiales

Los autores de esta propuesta añaden que las películas deberán ser calificadas de especiales y comerciales. Entre las primeras entrarían los filmes considerados de autor y los dirigidos al público infantil, especialmente los de dibujos animados. Los productores de este grupo de filmes contarán con la ventaja de que no deberán reintegrar la subvención recibida. Los filmes comerciales pasarán al apartado anterior cuando sean seleccionados para participar en los Festivales internacionales de categoría A.Los productores de un filme comercial no podrán presentar más de dos proyectos en un mismo año y deberán devolver obligatoriamente la totalidad del adelanto recibido en el plazo de tres años.

Los componentes de la Subcomisión de Valoración Técnica, que actualmente nombra el director del ICAA, es para los autores de este documento un punto de especial interés por cuanto son estas personas las que tienen el poder de decidir si una película es merecedora de subvención y, por tanto, de que se pueda realizar.

La propuesta consiste en que sean 15 las personas integrantes de esta subcomisión: dos de TACE, dos de CC OO, dos de UGT, dos de la Unión de Actores, una de la Asociación de Directores Cinematográficos (Adirce), una del Colegio de Directores Catalán, una de la Agrupación de Directores Vascos, tres de las distintas Agrupaciones de Madrid y una de la Agrupación de Productores de Cataluña.

Estas quince personas, aseguran los autores del documento, estarán controladas directamente por sus respectivas centrales sindicales o asociaciones, a las que cualquier al fectado podrá dirigir sus quejas.

Los profesionales del cine vinculados a las centrales sindicales promotoras del documento estiman que tienen más de un 60% de representatividad en el medio, aunque advierten que la cifra es muy aproximativa porque el nivel de afiliación en el mundo del espectáculo es muy bajo. A la primera asamblea celebrada para presentar el tema, celebrada en los locales de UGT de Madrid, asistió un centenar de personas. Para la ratificación del texto definitivo convocarán una nueva reunión, en la que esperan multiplicar esta cifra.

El sistema de reparto de las subvenciones ha sufrido críticas desde su puesta en marcha, por Pilar Miró, en 1983. La plicación del decreto realizada por Fernando Méndez Leite agravó estas recriminaciones .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 1988