Unos 100 cineastas debaten alternativas a las leyes sobre del cine

Cerca de cien profesionales del cine asistieron ayer a una convocatoria realizada por los sindicatos UGT, CC OO y TACE (sindicato de técnicos) para someter a debate una serie de medidas alternativas a la actual legislación cinematográfica, particularmente en los que se refiere a las subvenciones. En algunos momentos el debate fue caluroso.Las propuestas de estos sindicatos dividen las subvenciones en especiales (a películas de autor) y comerciales; para las primeras, las subvenciones son a fondo perdido, y en las segundas, se habrán de devolver en el plazo de tres años. La junta de calificación estará compuesta por 15 miembros -según la propuesta de los sindicatos-, con amplia representación de éstos y de las agrupaciones profesionales de las autonomías.

Para las subvenciones, entre otros requisitos se exigirá que todos los técnicos sean españoles y se quiere evitar la contratación de actores extranjeros, salvo excepciones.

El debate llegó al insulto cuando el director Ricardo Franco, que se autodefinió anarquista, recordó las arbitrariedades cometidas siempre en los sistemas de subvenciones, y citó algunos casos. Puso en duda también que hubiese crisis en el cine. Varios asistentes le llamaron provocador; él se enfrentó con Juan Ignacio Galván, de la mesa, con quien intercambió insultos de .payaso" y, ya retirado a su sitio, fue increpado por el actor Alfredo Landa, furioso, para quien .no se puede venir a hacer el gilipollas". Luego la mesa insistió en que Franco terminase su interrumpida intervención.

Entre el centenar de asistentes se encontraban los directores Juan Antonio Bardem y Eloy de la Iglesia, y los actores José Luis López Vázquez y Fernando Marín, éste último secretario de la Unión de Actores; señaló haber acudido como observador. Varios asistentes opinaron que la discusión "está verde".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 30 de abril de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50