Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Iglesia panameña busca un sustituto en su misión mediadora

La Iglesia panameña ha "dejado en suspenso" su misión mediadora en el conflicto surgido en este país y ha recomendado la presencia en Panamá de las figuras internacionales que promovieron esa mediación, entre ellas Felipe González, con el fin de facilitar «el inicio de los contactos y las conversaciones entre las partes en la búsqueda de soluciones propiamente panameñas". La propuesta de que el arzobispo de Panamá, Marcos McGrath, actuase de mediador fue presentada el mes pasado en Costa Rica por el presidente del Gobierno español y el jefe del Estado costarricense, Oscar Arias.Un comunicado de la Iglesia emitido en la noche del jueves afirma que el primer escollo encontrado para la mediación ha sido la actitud de la oposición, de la que dice que 'ha decidido retirarse hasta que haya señales más claras de la intención de negociar 'la salida inmediata del general Noriega y el inicio efectivo de la verdadera democratización.

Después de que el Gobierno de Manuel Solís anunciase su aceptación del diálogo, la oposición exigió que fuese el propio general Noriega quien participase en las negociaciones. La carta de aceptación de Solís incluía un párrafo en el que se precisaba que contaba con el visto bueno de Noriega para negociar en su nombre todo lo relativo a su persona "para todos los efectos". Para la oposición esto no ha sido suficiente. Para la Iglesia, "una constancia escrita del general Noriega dando su respaldo explícito y personal a la iniciativa de los mandatarios haría más factible la tarea mediadora".

Nuevas medidas de Reagan

El presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, que se encuentra en California descansando, ordenó ayer a las empresas y ciudadanos norteamericanos en Panamá que dejen de pagar impuestos al Gobierno, endureciendo así la presión económica encaminada a derrocar a Noriega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de abril de 1988