CINE

La saga de los Brody

T¡burón, la venganza ejemplifica la pertinaz insistencia del cine norteamericano por continuar explotando los filones de sus pasados éxitos comerciales. La novela de Peter Benchley que dio lugar al Tiburón filmico realizado en 1975 por Steven Spielberg y su familia protagonista, los Brody, es el punto de partida para esta nueva entrega.Lorraine Gary, la actriz que interpretaba a la esposa del sheriff Brody (Roy Scheider) en el original y su remake, aparece aquí, años después, como su atormentada viuda, que sufre de nuevo la pesadilla persecutoria del escualo gigante a los miembros de su familia.

En su realización, dos elementos filmicos, la música y la cámara, se utilizan para sugerir la presencia de la bestia, creando un clima de inquietud en las secuencias marinas -sabemos que el tiburón puede emerger en cualquier momento- que traslada la tensión a las relaciones personales y familiares de los protagonistas.

Tiburón, la venganza

Direcciór: Joseph Sargent; guión: Milchael de Guzmán, basado en los personajes creados por Peter Benchley fotografía: John J. Lloyd; Música: Michael Small; producción: Joseph Sargent; EE UU, 1987.Intérpretes: Lorraine Gary, Lance Guest, Marion van Peebles, Karen Young, Michael Caine, Judith Barsi, Lynn Whitfield, Mitchell Anderson, Jay Mello. Salas de estreno en Madrid: Amaya, Tívoli, La Vaguada-2, El Españoleto.

Curiosamente, alguna de las veces que la cámara se pasea por la superficie de las aguas incita a adoptar el punto de vista subjetivo del jaquetón vengativo, mientras que las primeras secuencias fallidas, que nos muestran una parte de la familia Brody, no consiguen que nos identifiquemos con ella.

Situar la cámara a ras del agua fue recurso que ya utilizó efectivamente John Ford en sus películas de submarinos; cineasta que era maestro en presentarnos a sus personajes de forma conveniente para que los conociéramos, amáramos y así poder sentir y vivir sus peripecias dolorosas en la ficción filmica.

Inquietud

Nada de ello ocurre en Tiburón, la venganza, donde más que temor por la suerte de los protagonistas se siente inquietud y asustadizo sobresalto por la aparición de las fauces marinas, cada vez menos en forma para consumar futuras venganzas en próximos remakes.Como recurso presuntamente enriquecedor y diferenciador de esta nueva entrega, sucedáneo del pasado éxito de Spielberg que continua animando a exprimir la amenaza creada por Benchley, aparece un nuevo ingrediente. Un romance en la tercera edad, protagonizado por un piloto aventurero (Michael Caine ) y la viuda Brody, lo que da lugar a ciertas secuencias aéreas que alcanzan su maxima expresión en el amerizaje del pequeño bimotor cuyas pasadas serán un arma más a esgrimir contra el temido vengador marino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 27 de diciembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50