Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La URSS anuncia que habrá 'cumbre' este año

/ Praga Un portavoz soviético anunció ayer que el máximo dirigente de la URSS, Mijail Gorbachov, y el presidente norteamericano, Ronald Reagan, celebrarán una cumbre a finales de este año para firmar el tratado sobre las fuerzas nucleares de alcance medio (INF) y "discutir sustancialmente y en detalle" las reducciones de armas estratégicas y el futuro del tratado ABM (de misiles antibalísticos), de 1972. En Praga, los ministros de Asuntos Exteriores del Pacto de Varsovia hicieron un llamamiento a la OTAN para aprovechar "el momento histórico" del comienzo del desarme efectivo.

Boris Piadishev, vicejefe de la Dirección de Información del Ministerio de Asuntos Exteriores de la URSS, señaló ayer que norteamericanos y soviéticos tenían "algo adicional que decirse" después de la visita de George Shultz a Moscú, y que el encuentro entre el ministro de Exteriores, Edvard Shevardnadze, y el embajador norteamericano, Jack Matlock, el pasado lunes, había justificado esta valoración. Shevardnadze continuará hoy y mañana en Washington las conversaciones interrumpidas la semana pasada en Moscú.El funcionario dio a entender que hasta esta semana no habían existido garantías por parte norteamericana de que el acuerdo ABM y los recortes en los arsenales estratégicos iban a ser "discutidos sustancialmente", además de firmarse el actierdo INF en una cumbre soviético-norte americana. "Esto es suficiente para una cumbre", dijo Piadishev.

La semana pasada, la URSS insistía en que la cumbre debía producir un acuerdo de principio sobre armas estratégicas vinculado a la observancia del tratado ABM, con objeto de que ambas cosas formaran parte del paquete de la visita de Renald Reagan a Moscú en la primavera del año próximo.

Esfuerzos recíprocos

Piadishev dijo ayer, no obstante, que la discusión de estos dos puntos (armas estratégicas y traitado ABM) "puede tener distinto grado de intensidad y producir distintos resultados". La URSS considerará que la discusión "se ha realizado con éxito" si produce instrucciones a las delegaciones soviética y norteamericana que negocian en Ginebra para llegar a una variante intermedia de tratado.

"Se han realizado esfuerzos recíprocos por ambos lados para encontrar una solución de co:inpromiso", señaló Piadishev, quien reiteró el plazo de dos o tres semanas para concluir el tratado sobre los INF y afirmó que Moscú espera nuevas iniciativas norteamericanas basadas en las propuestas de Gorbachov que establecen los distintos contingentes de la llamada triada estratégica.

Por su parte, el Pacto de Varsovia hizo ayer en Praga un llamamiento a la OTAN a aprovechar el momento histórico del comienzo del desarme efectivo que supondrá el acuerdo para lograr avances decisivos en todos los campos de la reducción armamentista y la distensión.

Los ministros de Exteriores del Pacto de Varsovia emitieron ayer un comunicado tras su reunión en Praga en la que expresaron su satisfacción por el acuerdo para la eliminación de los misiles de alcance medio, que consideran ya garantizado, y apoyaron nuevas propuestas de desarme soviéticas, entre ellas una paralización inmediata, a partir del 1 de noviembre próximo, de la producción, pruebas y despliegue, de misiles de este tipo.

Los ministros de Asuntos Exteriores de los seis aliados de la URSS acudieron a Praga a reunirse con el ministro soviético Edvard Shevarnadze antes de que éste prosiguiera viaje hacia Washington donde se entrevistará con el presidente Ronald Reagan El ministro soviético partió a las nueve de la noche de Praga rumbo a la capital norteamericana. Antes informó a sus aliados sobre su último encuentro con Shultz.

Según el comunicado del Pacto de Varsovia, en aquella reunión Ia URSS presentó nuevas iniciativas para un acuerdo sobre la reducción del 50% en el potencial de misiles estratégicos de ambas potencias", siempre que ambas partes se comprometan respeto estricto del acuerdo ABM, que ninguna de las dos partes podría abandonar en el plazo de 10 años. El Pacto de Varsovia expresó su esperanza de que Estados Unidos acceda a la propuesta sobre misiles de largo alcance y no despliegue un sistema estratégico en el espacio. También reiteró su oferta de suspensión inmediata de todas las pruebas nucleares. El comunicado tiene un carácter marcadamente conciliador, expone expectativas de desarme en otros terrenos como el convencional y de armamento químico y sólo denota inflexibilidad al referirse a la Iniciativa de Defensa Estratégica.

El Pacto de Varsovia advirtió también sobre el riesgo que suponen para el proceso de desarme los intentos de algunos Gobiernos occidentales de intentar compensar la eliminación de los euromisiles con el desarrollo de nuevas armas, nucleares de corto alcance u otras.

Los ministros insistieron en que tras el acuerdo sobre misiles INF deben producirse avances en la negociación para el desarme convencional, la reducción para los gastos de defensa, la liquidación de bases en territorios extranjeros y mecanismos de advertencia temprana de agresiones así como otras medidas de confianza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de octubre de 1987

Más información

  • El Pacto de Varsovia llama a la OTAN a aprovechar el "momento histórico" del comienzo del desarme