Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerrilla colombiana rompe la tregua y promete vengar a Pardo Leal

El movimiento guerrillero colombiano Diecinueve de Abril (M-19) anunció ayer que esa agrupación y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) acordaron romper la tregua y declarar la guerra en represalia por el asesinato de Jaime Pardo Leal, presidente del partido izquierdista Unión Patriótica (UP) y ex candidato a la presidencia de su país. Pardo Leal murió el domingo víctima de una emboscada cuando circulaba por las afueras de Bogotá.

El anuncio de ruptura del diálogo con el Gobierno fue hecho por Libardo Parra, conocido como comandante Óscar y cuarto en la cadena de mando del M-19, en una Ramada telefónica a la cadena de radio Todelar, que transmitió sus declaraciones. No obstante, el secretario general del Partido Comunista de Colombia, Gilverto Vieira, manifestó ayer a que a pesar de la guerra sucia impuesta por «sectores del militarismo", la izquierda colombiana insistirá .en el diálogo para buscar salidas políticas al conflicto interno colombiano".Cinco personas -dos policías y tres civiles- murieron en las protestas que se produjeron en Bogotá al conocerse la noticia del atentado, que los seguidores de Pardo Leal atribuyen a los escuadrones de la muerte derechistas.

Jaime Pardo Leal cayó víctima de una emboscada cuando regresaba de visitar una pequeña finca de su propiedad en la población de La Mesa, a unos 40 kilómetros de Bogotá. Tres individuos cerraron el paso al vehículo en el que viajaba el dirigente junto a su esposa -que resultó herida al estrellarse el coche tras el tiroteo-, sus tres hijos y su guardaespaldas personal, que no pudo reaccionar. Los desconocidos abrieron fuego contra el dirigente izquierdista -que fue alcanzado al menos por cinco tiros- y huyeron antes de que llegara al lugar un automóvil con el resto de la escolta.

Pardo Leal figuraba en todas las listas de sentenciados que los escuadrones de la muerte, grupos paramilitares de extrema derecha -a los que se responsabiliza del asesinato del domingo- divulgaron en Colombia en los últimos meses.

Según los observadores, su asesinato es una respuesta a la unión -hace 10 días- de todos los grupos guerrilleros colombianos en la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar y su presentación al Gobierno de una propuesta de paz.

El atentado del domingo es considerado en Colombia como un duro golpe al proceso de pacificación, y viene a engrosar la lista de respuestas violentas que han tenido en anteriores épocas todas las propuestas de paz de la guerrilla.

Según estas fuentes, los promotores de la guerra sucia quieren impedir además la realización de la elección popular de alcaldes que se realizará por primera vez en Colombia en marzo del próximo año y en la que la UP espera obtener buenos resultados.

La oposición izquierdista ha denunciado la existencia en Colombia de al menos 300 escuadrones de la muerte, de los que un informe presentado por el propio Gobierno reconoce la existencia de unos 140 grupos. Un reciente informe de la Procuraduría General de la Nación confirmó la implicación de miembros de las fuerzas armadas en atentados contra dirigentes y militantes de la UP.

Por su parte, el Gobierno del presidente Virgilio Barco -convaleciente de una operación a la que fue sometido el pasado viernes- no reaccionó hasta pasadas más de siete horas del atentado, lo que causó cierto malestar en los medios políticos opositores colombianos.

La UP ha convocado para hoy una huelga general para protestar por el asesinato. Refuerzos militares acudieron ayer a Bogotá para hacer frente a las violentas manifestaciones que se produjeron poco después de conocerse la noticia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de octubre de 1987

Más información

  • Cinco muertos en las protestas por el atentado