Benito Pérez Galdos, en Massachusetts

Un congreso en Harvard se propondrá consagrar la figura del novelista

Expertos galdosianos de España y Estados Unidos se reunirán el próximo mes de octubre en la universidad norteamericana de Harvard (Massachusetts) con el propósito de lograr de una vez por todas "la consagración de Benito Pérez Galdós como una de las figuras cumbre" dentro de la novela del siglo XIX, según informó Harriet S. Turner, presidenta del congreso. Éste se propondrá también rectificar "el abandono y la indiferencia en que yace la literatura española del XIX en Estados Unidos y Europa". Después de uno en Puerto Rico, éste será el segundo congreso internacional sobre Galdós, y precederá a otro en noviembre en Madrid.El encuentro, que se celebrará del 15 al 17 de octubre, se concentrará en el estudio de Fortunata y Jacinta, novela que este año cumple su centenario. Participarán 10 galdosistas españoles -entre ellos Pedro Ortiz Armengol, cuyo conocimiento del libro es reconocido de forma unánime; Carmen Menéndez, investigadora sobre el entorno social y real de la novela; Francisco Caudet, autor de la edición crítica de la editorial Cátedra, y Pilar Palomo, organizadora del congreso de noviembre-, además de los más conocidos entre los norteamericanos.Organiza el encuentro la Asociación Internacional de Galdosistas, que preside Turner, y se realiza en homenaje a Stephen Gilman, hispanista estadounidense fallecido el pasado mes de noviembre, casado con Teresa Guillén. El trabajo quedará facilitado por la nueva traducción al inglés realizada por Agnes Gullón (Georgia University Press 1986), y que se añade a una primera escrita por Lester Clark. El problema de las traducciones es importante en Pérez Galdós, no sólo porque no abundan todavía en el extranjero quienes puedan leerle en español, sino porque Galdós presenta más dificultades que, por ejemplo, Clarín, dice Harriet Turner, experta en am bos escritores.

Hegemonía francesa

"Vivimos bajo la hegemonía de los franceses", dice Harriet Turner, y señala que en su departamento de lenguas romances en la universidad de Oberlin los profesores de literatura francesa son seis frente a los dos de literatura en español, incluida la latinoamericana. Ello no es más que el reflejo de la preeminencia otorgada tradicionalmente a la novela francesa, rusa y británica del siglo XIX frente a la española que, con independencia de comparaciones, ni siquiera se conoce. Detalle revelador y significativo es que León Tolstoi comenzase a escribir en francés su novela Guerra y paz.Los asistentes al congreso tendrán a su disposición para estudiarlo el manuscrito de Fortunata y Jacinta, comprado por la universidad de Harvard por 400.000 pesetas a la hija del escritor, y de gran interés vistos los numerosos cambios que introdujo Galdós. Ortiz Armengol prolongará su estancia para estudiar a fondo el manuscrito, y algunos de los otros asistentes españoles pronunciarán conferencias en algunas de las numerosas universidades, de Nueva Inglaterra, cuatro de las cuales contribuyen a la financiación del encuentro, además del comité conjunto hispano-norteamericano y el Consulado de España. La universidad de Harvard presta sus instalaciones.

Joseph Peter Stern, de la universidad de Cambridge, inaugurará el simposio con una conferencia de literatura comparada sobre Fortunata y Jacinta en la edad del realismo comparado. La conferencia de clausura será expuesta por Germán Gullón, autor de una antología sobre Fortunata y Jacinta, y uno de los directores de The Hispanic Review.

Por qué es desconocido

A juicio de Harriet Turner, en el centenar de títulos de Galdós destacan obras mayores como Misericordia, El amigo manso, Tormento, La novia perfecta, Miau, y; sobre todo, Fortunata y Jacinta.Con ellas, según la hispanista, Galdás se coloca a la altura de sus colegas europeos más conocidos. Galdós es autor, además, de los Episodios Nacionales, voluminosa obra sobre la historia de España en el siglo XIX que recorre los acontecimientos sociales y políticos e incluye múltiples referencias a la vida cotidiana.

Por qué es desconocido Galdós es una pregunta compleja, pero tiene que ver con las dificultades de la traducción, la leyenda negra a la que responsabilízaba Salvador de Madariaga, y el escaso afecto de la generación literaria del 98, que le siguió. "Los estilistas le despreciaban", dice Turner, y recuerda el mote de Don Benito el garbancero que le adjudicó el novelista Valle-Inclán.

En cuanto a la narrativa española actual, Harriet Turner, que advierte no ser una experta, opina que tal vez se desarrolla en un mundo cerrado, y para descifrar éste es necesario poseer multitud de referencias de una historia y realidad que el extranjero no posee forzosamente. Esto no ocurre con la novelística latinoamericana.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS