Un laboratorio austriaco presenta un prototipo de vacuna contra el SIDA

El laboratorio ausiriaco Inmuno AG presentó ayer en Viena un prototipo de vacuna contra el virus del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), que podría empezar a ser experimentada en seres humanos el año próximo. A la presentación asistió el científico estadounidense Robert Gallo, quien, por una parte, señaló que es posible que no exista realmente una vacuna contra el SIDA en seres humanos, mientras que por otra, matizó que este prototipo podría constituir eventualmente un acontecimiento histórico. La vacuna, que todavía se encuentra en fase experimental, ha logrado inducir anticuerpos neutralizantes del virus in vitro, es decir, en laboratorio.

Más información

Los responsables del laboratorio austríaco Inmuno AG explicaron que la vacuna se ha inyectado en chimpancés para probar su capacidad de inducir la producción de estos anticuerpos en los primates más cercanos al ser humano, con resultados alentadores, según el laboratorio, y sin efectos secundarios. Sin embargo, añadieron, dado que los chimpancés no han sido infectados con el virus del SIDA, no se ha podido probar la eficacia en ellos de la vacuna.Marta Eibl, responsable de investigación clínica en la mencionada empresa, explicó que una comisión de expertos internacionales decidirá en quié grado del proceso de inmunización los chimpancés habrán de ser infectados con el virus para probar el poder inmunológico de la vacuna, informa Efe.

Glicoproteína

El prototipo de la vacuna presentada ayer se basa en una glicoproteína de la envuelta del virus, la GP 160, que induce un tipo de anticuerpos que neutralizan el virus cuando entran en contacto con él. Estos anticuerpos se han observado, pero en muy pequeña cantidad, en personas que han estado en contacto con el virus o que sufren la enfermedad.Este tipo de enfoque científico para lograr una vacuna contra el SIDA está considerado el más prometedor, ya que con los retrovirus como el virus del SIDA no se pueden utilizar virus enteros, vivos o muertos, como en otras enfermedades.

Con esta línea de investigación se pretende obtener en el cuerpo humano una respuesta inmunológica mucho más fuerte que la producida por el virus en el proceso normal de infección, que sirva de protección frente a posteriores contactos con el virus.

La empresa austriaca, que emplea a 1.300 personas y que tiene su laboratorio de investigación en la ciudad de Orth, a orillas del Danubio, afirma haber desarrollado ya la segunda y tercera generaciones de la vacuna, cuyas pruebas clínicas empezarían a realizarse inmediatamente, y así, en caso de que el primer prototipo no demostrara su eficacia o tuviera efectos secundarios, la investigación habría seguido paralelamente.

Uno de los peligros latentes de las posibles vacunas contra el SIDA es que puedan llegar a causar la enfermedad en las personas vacunadas. Para desechar esto, la vacuna potencial tiene que sufrir una serie de pruebas en humanos, que se alargan inevitablemente durante al menos cinco años.

Efectos secundarios

En la primera fase de ensayos clínicos en humanos sólo se trata de establecer la falta de efectos secundarios y la efectividad inmunológica. Posteriormente sería necesario realizar pruebas en poblaciones de riesgo a lo largo de varios años, para demostrar que es eficaz en personas que puedan estar en contacto con el virus, ya que no es éticamente aceptable exponer voluntariamente a seres humanos, al virus del SIDA. Marta Eibl explicó que las primeras pruebas en seres humanos se efectuarían probablemente en la República Federal de Alemania y en Estados Unidos.La vacuna no serviría para los portadores, las personas que ya han estado en contacto con el virus y es dudoso que resultara eficaz contra todos los virus que se supone causan el SIDA. Estos virus son distintos, especialmente en la parte de la envuelta, pero se han logrado detectar partes comunes en la envuelta que permiten albergar la esperanza de lograr una vacuna polivalente.

La compañía austríaca había invitado a la presentación de la vacuna al investigador -norteamericano Robert Gallo, uno de los principales especialistas mundiales en el tema del SIDA. Gallo se mostró cauto al principio, al asegurar que tal vez no sería nunca posible conseguir una vacuna contra el SIDA en seres humanos, pero añadió que, en cualquier caso, la vacuna de Inmuno AG podría representar un acontecimiento histórico.

La glicoproteína utilizada en la vacuna, la GP 160, reproduce la totalidad de la parte exterior o envuelta del virus del SIDA para su uso en vacunación, informa Reuters. Los intentos de producir una vacuna eficaz utilizando únicamente partes de la envuelta han fracasado hasta el inomento, afirmó Robert Gallo, catedrático del National Cancer Institute de Bethesda, en el Estado norteamericano de Maryland.

En la actualidad se supone que dos millones de personas son portadoras del SIDA en Occidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de junio de 1987.

Lo más visto en...

Top 50