Desbaratado un chantaje con un gas tóxico contra Chipre

La policía británica informó haber detenido a cuatro personas en Londres, tres hombres y una mujer, como sospechosos de haber organizado un chantaje contra el Gobierno chipriota. La banda había amenazado con verter dioxina una sustancia mortal si es inhalada en gran cantidad en el aire sobre la isla de Chipre si el Gobierno no les entregaba nueve millones de libras (unos 2.000 millones de pesetas). Otra mujer fue detenida en Nicosia, en conexión con la banda.Los chantajistas pretendían aprovechar los vientos que soplan desde las montañas hacia la capital, Nicosia, para dispersar una nube tóxica por toda la isla.

El portavoz del Gobierno chipriota, Petros Voskarides, informó el viernes que el 23 de marzo, una persona que declaró llamarse Capitán Nemo envió una carta al presidente de Chipre, Spirus Kiprianu, en la que le amenazaba con verter la dioxina sobre la capital si no les era entregada la cantidad pedida. El individuo afirmaba que el gas sería lanzado al aire "por telecomando y con la ayuda de ordenadores y de satélites".

La carta fue seguida de numerosas llamadas telefónicas anónimas que insistían en el chantaje.

El jefe de la policía chipriota, Frixos Viangu, agregó que la amenaza parecía "seria y realizable", y que se adoptaron incluso medidas para evacuar Nicosia en caso de ser necesario.

Las autoridades chipriotas pidieron ayuda a la policía británica para detener a los sospechosos, debido a que uno de los individuos -actualmente detenido en Londres - se presentó en Nicosia pretendiendo ser un oficial del servicio secreto inglés que les instaba a acceder a las demandas de los chantajistas. En el curso de la operación, Scofiand Yard interrogaba ayer a cuatro británicos de origen chipriota: los hermanos Panos, Jason y Andreas Kupparis, y a la esposa de éste, Kika. La detenida en Chipre es la hermana de Kika, Thelka.

Un gas mortal

Las autoridades no habían encontrado ayer los supuestos depósitos de dioxina que iban a ser utilizados en la operación. La dioxina -un gas miles de veces más peligroso que el cianuro y escasamente biodegradable- fue el origen de la catástrofe de Seveso (cerca de Milán, en el norte de Italia) en 1976. Inhalado en bajas cantidades proyoca erupciones cutáneas, y en dosis mayores puede causar la muerte. La dioxina y sus derivados son utilizados principalmente en la industria como bactericidas, fungicidas y herbicidas.Las autoridades británicas informaron haber recibido una carta del presidente Kiprianu que expresaba su "agradecimiento" por la eficaz ayuda de la policía del Reino Unido en el caso. Las brigadas antiterroristas británicas organizaron una amplia operación secreta, bajo el nombre en clave de Redada, que concluyó con la captura de la banda.

Por su parte, Tasos Panayides, un alto funcionario chipriota en Londres, manifestó también su agradecimiento hacia Scotland Yard, aunque expresó dudas de que los chantajistas tuvieran realmente capacidad para llevar a cabo su amenaza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 15 de mayo de 1987.

Lo más visto en...

Top 50